Tono conciliador de Trump en discurso del Estado de la Unión
Samuel Corum - Agencia Anadolu

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, insistió a la cooperación bipartidista en su discurso anual ante el pueblo estadounidense este martes por la noche, aunque continuó insistiendo en la necesidad de algunos de sus objetivos políticos más polémicos.

Ante la Cámara llena de legisladores federales, Trump dijo en su discurso que no estaba diseñando una agenda republicana o demócrata, sino la agenda del pueblo estadounidense.

“Debemos dar un paso audaz y valiente hacia el próximo capítulo de esta gran aventura estadounidense y debemos crear un nuevo nivel de vida para el siglo XXI”, proclamó Trump en declaraciones televisadas a nivel nacional. “Juntos, podemos romper décadas de estancamiento político. Podemos unir antiguas divisiones, curar viejas heridas, formar nuevas coaliciones, forjar nuevas soluciones y desbloquear la promesa extraordinaria del futuro de Estados Unidos. La decisión es nuestra”.

Pero solo momentos después, continuó insistiendo en la necesidad de construir una barrera en la frontera con México, una demanda controvertida que ha caído en saco roto de manera uniforme dentro del Partido Demócrata y tiene un apoyo tibio entre algunos republicanos.

“En el pasado, la mayoría de las personas en esta sala votaron por un muro, pero el muro adecuado nunca se construyó. Lo construiré”, declaró el mandatario. “Donde los muros se alzan, los cruces ilegales van hacia abajo”.

A solo diez días para que los legisladores aprueben un proyecto de ley de gastos para financiar a muchas agencias gubernamentales, Trump continúa exigiendo que cualquier ley de financiamiento que se apruebe tenga unos 5.700 millones de dólares para la construcción del muro prometido.

De no ser así, ha amenazado con cerrar el gobierno nuevamente o declarar una emergencia nacional para construir el muro, un recurso que sería desafiado ante los tribunales por demócratas y propietarios cuyas tierras tendrían que ser expropiadas por el presidente para poder construir el muro de separación en la frontera.

Trump agregó que Estados Unidos tiene el “deber moral” de desarrollar un sistema de inmigración “que proteja las vidas y los empleos” de los ciudadanos de su país. Esto después de dos años de haber intentado frenar las formas tanto legales como ilegales de inmigración, incluida la implementación de políticas que han separado a niños migrantes de sus padres.

Con respecto a la política exterior, Trump anunció que se reunirá por segunda vez con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, el 27 y 28 de febrero en Vietnam para discutir la desnuclearización de la península coreana. La ciudad exacta donde se celebrarán las negociaciones aún no ha sido anunciada.

Trump también defendió sus planes de retirar las tropas de Siria y Afganistán, argumentando que “las grandes naciones no pelean guerras interminables” y agregó que Washington está trabajando con sus aliados de la coalición para eliminar los últimos “remanentes” de Daesh en Irak y Siria, mientras sostiene negociaciones “aceleradas” para poner fin a la guerra en Afganistán, la de más larga duración de Estados Unidos.

“En Afganistán, mi gobierno está realizando conversaciones constructivas con varios grupos afganos, incluidos los talibanes”, señaló Trump. “No sabemos si lograremos un acuerdo, pero sí sabemos que después de dos décadas de guerra, ha llegado la hora de al menos intentar la paz”.

Lea también: Papa Francisco afirmó que está dispuesto a mediar en crisis de Venezuela