Santiago López, con tan solo 15 años, se perfilaba para ser una de las promesas del ciclismo colombiano, sin embargo una serie de eventos infortunados acabaron con su vida.

El joven pedalista fue embestido por una tractomula mientras entrenaba en la vía a Mondoñedo. Este sábado fueron las exequias del siempre recordado.

Juan Pablo López, hermano del ciclista dijo a Canal Capital: "La verdad, Santiago comía, respiraba y vivía ciclismo. Siempre desde chiquito intentamos con otros deportes pero lo único que le gustaba a él eran las bicis".

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Emprendió la fuga y muy temprano cruzó la meta hacía la eternidad. Pero aquí siempre quedará su carisma, su alegría, su talento, virtudes que día a día mostraba en su deporte favorito.

Su entrenador, Jorge Peña comentó: "Nos deja mucha sabiduría, tristeza, una familia, que en este mundo los dejó también por nosotros"

Los mejores recuerdos quedan de un joven de 15 años que estaba a punto de dar un pedalazo al ciclismo europeo.

"Él nos decía, en 10 años voy a ser el remplazo de Miguel Ángel López, de Nairo, de los hermanos Yates. Santi se veía allá, ya estaba listo y programado para una grande" afirma su hermano.

Aunque se llore su deceso, más que asistir al sepelio de un ciclista, las multitudes se congregaron para homenajear a un deportista amante, apasionado y vehemente por las bielas.

Por: John Daza