El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, expresó sus dudas sobre las razones aducidas por funcionarios iraníes respecto al accidente de un avión comercial ucraniano a las afueras de Teherán este miércoles.

El Boeing 737 de Ukrainian International Airlines se estrelló poco después de despegar del aeropuerto internacional de la capital iraní, matando a las 176 personas a bordo. El incidente se produjo horas después de que el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán lanzara más de una docena de misiles balísticos contra bases en Irak donde operaban fuerzas estadounidenses.

Ante el siniestro, funcionarios iraníes dijeron el miércoles que el avión se incendió antes de tocar el suelo y negaron que la aeronave pudo haber sido alcanzada por un misil.

En respuesta, Trump hablando desde la Casa Blanca negó categóricamente que el accidente se debiera a la acción de Estados Unidos, insistiendo en su lugar que tiene "sospechas" sobre el incidente.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

"Alguien pudo haber cometido un error en el otro lado", dijo Trump, refiriéndose a Irán.

Funcionarios ucranianos dijeron el jueves que estaban considerando la posibilidad de que el avión haya sido derribado por un ataque con misiles o un ataque terrorista, además de una explosión del motor causada por una falla técnica.

El Consejo de Seguridad y Defensa Nacional de Ucrania dijo que la trayectoria del avión mostró que cambió su ruta para regresar al aeropuerto, pero los pilotos no informaron ninguna emergencia.

La agencia de noticias semioficial iraní Mehr, citó a Ali Abedzadeh, jefe de la Organización de Aviación Civil iraní, diciendo que su país no le daría las cajas negras a Boeing, y está considerando entregarlas a un tercer país.

Múltiples informes estadounidenses citaron a funcionarios anónimos de la administración Trump que dijeron que una creciente cantidad de evidencia indica que el avión fue derribado por un misil tierra-aire iraní.

Entre las víctimas se encontraban 82 iraníes, 63 canadienses, 11 ucranianos, 10 suecos, cuatro afganos, tres alemanes y tres ciudadanos británicos.

Anadolu