Cerca de 25 000 personas se dieron cita en el coloso de la 57 para disfrutar, por última vez, de la magia de Ronaldinho, una leyenda del fútbol que se despide de las canchas.

Gonzalo Martínez, asistente técnico del Independiente Santa Fe, calificó al 10 como "un crack. Lo que se aprende no se olvida. La verdad tiene mucha calidad para jugar al fútbol y todavía puede seguir dando alegrías a la gente del mundo".

Rodeado de varios pequeños, "Dinho" no ocultó su emoción, aplaudió a los allí presentes y volvió loco a los hinchas de Independiente Santa Fe usando el dorsal más importante. Desde el inicio, el brasileño demostró que hay cosas que los pies jamás olvidan.

Muy temprano, Camilo Charria abrió el marcador y por supuesto todos corrieron a abrazar a su ídolo. Luego se le vio correr por la banda, hacer de las suyas con el balón y se dio un lujo en el segundo gol de los cardenales en El Campín. Un pase filtrado a los pies de José Luis Caicedo para que ampliara el marcador.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

En el entretiempo varias glorias del fútbol colombiano no se resistieron. Lo llenaron de abrazos, elogios y él no tuvo reparo en ponerse la 10 del Atlético Nacional y de posar con varios de los referentes verdolagas.

Aquivaldo Mosquera, exfutbolista colombiano, resaltó la importancia del jugador para el fútbol: "Se lo merece. yo creo que esto es poco para lo que él nos dejó en el fútbol y lo que nos sigue demostrando. Es un grandísimo jugador y esta era una fiesta para que todos lo disfrutáramos y así fue".

Lea también Mariana Pajón fue elegida como la Mejor Deportista de América

En el segundo tiempo, los espectadores disfrutaron de 30 minutos más de un hombre que en 20 años de carrera hizo lo impensado y enamoró hasta al más escéptico. Era el minuto 75 y la pizarra marcó un adiós. A sus 39 años, Ronaldo de Assis Moreira se fue ovacionado del Nemesio Camacho, en su despedida de un país que sólo supo rendirse a sus pies.

El xfutbolista Camilo Zuñiga, tampoco se reservó elogios para el 10: "Hay que felicitarlo porque nos brindó mucha alegría. De verdad nos deleitó con su magia. Felicitarlo y desearle mucho éxito en esta nueva etapa".

La palabra precisa es magia y la magia fue hecha de él. El brujo de Porto Alegre dejó en Bogotá un séquito de seguidores que contarán a las futuras generaciones que existió un genio del balón y que era él la alegría del fútbol.

Por: Paula Fresneda