Por años fue conocido como el Alacrán, hoy tiene tiene 61 años, y ahora es José Luciano Ramírez Ramos. Su profesión está relacionada con el mármol, pero para él la lucha lo fue o lo es todo.

Tenía solo 16 años cuando un espectáculo de lucha lo cautivó por completo. Fue en el barrio Las Cruces donde vio una contienda y su curiosidad lo llevó a preguntar cómo vincularse y cómo entrenar. Ahí se quedó, a solo 15 días ya estaba guerreando y fue así como empezó su proceso para convertirse en un luchador de alta estirpe.

Pero como para él, "un luchador que pase desapercibido está perdiendo el tiempo", hoy pelea contra el olvido de los grandes guerreros que lograron llenar coliseos con 4.000 personas, pero que con el tiempo, fueron desapareciendo de la memoria del público, y hasta la asistencia a los grandes espectáculos menguó.

A José Luciano le quedaron faltando metas por cumplir, como la del gran sueño de ir a México. Hoy parece una idea inconclusa que no llegará a feliz término, pero la arena del país Azteca lo espera, porque la meta de su esposa es un día llevarlo hasta allí.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Para este "Alacrán", la lucha libre le dio todo: hasta el amor de la vida, una mujer que llegó como espectadora al rin y para quien el guerrero de la lucha libre nunca pasará al olvido.