El siglo XXI es la "era de la tecnología", en la que nuestros dispositivos se convirtieron en una parte indispensable y omnipresente de nuestras vidas.

El uso excesivo puede conducir a la adicción, pero un experto argumenta que poner nuestra relación con estos dispositivos en pausa de vez en cuando es el antídoto que tanto necesitamos.

Deniz Unay, especialista digital, advirtió que el deseo de tener una vida virtual a través del uso del dispositivos de alta tecnología puede afectar el rendimiento, los negocios y la vida social, e instó a tomar una desintoxicación de tecnología periódica como antídoto a este problema.

La desintoxicación tecnología quiere decir que una persona tome un descanso de usar dispositivos de alta tecnología o de las redes sociales, obteniendo como resultado la oportunidad de profundizar en sus pensamientos y lograr la paz interior, según Unay.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

"Debemos eliminar las herramientas tecnológicas de nuestras vidas por un tiempo y dejar que nuestra mente, cuerpo y alma descansen", señaló el especialista.

"Si miramos constantemente las pantallas, buscando notificaciones, perdemos tiempo y energía, y nos dañamos. Debemos pensar seriamente en practicar una desintoxicación tecnológica", aseguró, y agregó que esta práctica puede disminuir el daño físico y mental causado por el uso excesivo de dispositivos digitales.

La desintoxicación tecnológica no se limita a solo evitar dispositivos, según Unay, ya que también se deben evitar las plataformas de redes sociales durante ciertos periodos para disfrutar de la libertad.

"Para hacer una desintoxicación, primero deshabilitamos las notificaciones de las cuentas de redes sociales, o más bien apagamos todas las notificaciones en nuestros teléfonos", dijo.

El experto instó a las personas a desconectarse de los teléfonos celulares, especialmente durante ocasiones sociales con amigos, familiares o colegas y enfatizó que las personas deben dejar de "concentrar sus vidas en una pantalla pequeña".

"Es bueno mirar por la ventana o incluso cerrar los ojos durante unos segundos y relajarse durante unos minutos", dijo.

De vez en cuando

Unay sugirió que mantenerse alejado de los productos de alta tecnología por solo un par de días puede aumentar significativamente nuestra condición mental, ya que no perder tiempo y energía en esta "adicción a la tecnología" fortalece nuestros espíritus.

La idea de la "desintoxicación tecnológica" ha cobrado impulso en los últimos años, y cada vez más personas y grupos han comenzado a tomar medidas en esta dirección, por ejemplo, el programa "Festival del sueño tecnológico" implementado por la provincia de Esmirna, en la región del Egeo, en Turquía.

En este programa los participantes entregan sus teléfonos a las autoridades y se mantienen alejados de los dispositivos tecnológicos durante 48 horas. En lugar de usar estos dispositivos pasan tiempo haciendo ejercicio, socializando, leyendo libros, practicando deportes y disfrutando de conversaciones cara a cara.

Muchos expertos digitales instan a adoptar el "método 5:2", según el cual después de la semana laboral de cinco días, las personas deben dejar de usar los dispositivos de alta tecnología de la noche del viernes a la mañana del lunes, señaló Unay, quien calificó la estrategia de fácil y efectiva.

"La desintoxicación tecnológica se ha convertido en una necesidad para cualquiera que desee llevar una vida saludable", dijo.

Para algunos, una desintoxicación de alta tecnología puede parecer ir demasiado lejos, ya que creen que no pasan demasiado tiempo en sus teléfonos o computadoras. Pero, de hecho, durante más de un año pasar más de dos horas por día en pantallas suma lo equivalente a casi un mes completo.

Con información de la Agencia Anadolu