En Bogotá entre el 8 % y 10 % de los niños y niñas de menos edad sufren infecciones urinarias y otro 8 % padece anormalidades en las vías urinarias, según datos de la Secretaría Distrital de Salud.

Entre 8 % y 12 % de los recién nacidos en Bogotá, que ingresan a las unidades de recién nacidos, sufren alguna lesión renal aguda. Estos son los signos que podrían indicar que hay una falla.

"Uno muy importante es la presencia de edema en los pies y en los ojos, y los cambios en las características de la orina, por ejemplo, que orinen muy frecuente, que dejen de orinar, que la orina tenga sangre, que orinen de a poquito o que la orina tenga cálculos, también es un signo de alarma. También que sean niños muy pálidos, incluso algunos niños pueden tener deformidades en sus huesos", dijo Carmen Rodríguez Cuellar, nefróloga pediatra.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Estos son los cuidados básicos:

"Es muy importante tener un peso adecuado; tanto la obesidad como la desnutrición afectan los riñones. Es muy importante ingerir una suficiente cantidad de líquido al día y ese líquido preferiblemente debe ser agua, eso va a depender de la edad que tengan los niños. Para los niños que tienen entre cuatro y ocho años se recomienda tomar un litro de agua. Los que tienen de ocho a 12 años se recomienda tomar un litro y medio de agua y los que tienen más de 13 años mínimo dos litros de agua", agregó la nefróloga pediatra.

En promedio 6 % de la población pediátrica de la capital sufre hipertensión.

"El ejercicio también es muy importante y una dieta adecuada con una gran cantidad de frutas y verduras, porque son ricas en potasio, magnesio y calcio. Todo esto ayuda a los riñones. También es importante evitar la ingesta de medicamentos como los antiinflamatorios y algunos antibióticos, pues a menos de que exista una indicación por parte del médico", aseguró Carmen.

Para algunos expertos, aprender a leer las tablas nutricionales de los alimentos también pueden ser de gran ayuda.

"Por ejemplo, en una caja de jamón nos sugieren que la porción son dos tajadas y nos damos cuenta que la cantidad de sodio que hay es del 26 % del valor diario nutricional, para solamente dos tajadas. Eso significa que si nos comemos cuatro tajadas pues hay un 52 % del aporte nutricional y esa es una gran cantidad de sodio. Nuestro riñón debe trabajar muchísimo para lograr eliminar esta cantidad de sodio, ya que esto puede predisponer hipertensión arterial", agregó la nefróloga.

A partir de los tres años de edad, es necesario tomar la tensión arterial de los niños al menos una vez cada año.

Por: Natalia Valencia