El gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro denunció este jueves a Estados Unidos ante la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya.

Caracas afirma que el “criminal bloqueo económico y financiero” de Washington contra Venezuela “ha impedido el suministro de medicinas y alimentos básicos a la población venezolana”.

"Estamos aquí para defender la felicidad plena de nuestro pueblo”, dijo el canciller venezolano, Jorge Arreaza, durante una rueda de prensa en La Haya, luego de introducir la denuncia en la CPI.

Lea también: 378 migrantes venezolanos fueron asesinados en la frontera con Colombia entre 2017 y 2019

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

El ministro de Exteriores afirmó que si la CPI “emprende las investigaciones y logra dar con los responsables, encontrará a ciudadanos venezolanos que piden esas sanciones”. Además, refiriéndose a las medidas “coercitivas unilaterales” de la Casa Blanca, dice que la situación de su país “se parece a la persecución contra el pueblo judío”.

“Esta denuncia está debidamente sustentada, con análisis de expertos externos y dividida en diferentes sectores donde afectan las medidas coercitivas unilaterales (…), que son armas de destrucción masiva, sólo con el multilateralismo podremos vencerlo”, expresó.

El canciller venezolano recordó que más de 35 resoluciones de la Asamblea General de la ONU “califican de contrarias al derecho internacional” las medidas de Washington. “Son una sentencia de muerte para el pueblo venezolano”, dijo.

Arreaza también afirmó que las consecuencias de las medidas de Estados Unidos son “crímenes de lesa humanidad que violan el derecho internacional y la Carta de Naciones Unidas”.

“Denunciamos esta modalidad de uso de la fuerza a través de la economía, esta modalidad de guerra que genera muerte y destrucción en Venezuela. En colectivo debemos detener la barbarie de la élite que gobierna en Estados Unidos”, expresó.

Anadolu