La Fiscalía formuló imputación por el delito de violencia intrafamiliar agravada en contra de Paola Robles, madre de la niña de 3 años que el pasado 1 de abril fue llevada a urgencias del Hospital de Kennedy, tras presentar varios golpes en su cuerpo, los cuales le provocaron la muerte.

Sin embargo, el ente investigador no solicitó la medida de aseguramiento en contra de la madre, porque según William Naranjo, abogado penalista, “no es un peligro para la sociedad, además, la mujer no aceptó cargos pero sigue vinculada a la investigación”.

Entre tanto, los familiares de la niña por parte del padre biológico pidieron justicia.

“La persona que llevó la niña al hospital fue la mamá. Eso es lo que tenemos en conocimiento. Que fue la mamá. Me imagino, deduzco también, que el padrastro le hizo el acompañamiento a ella. Lo que queremos es que se haga justicia”, señaló el tío de la niña.

La menor murió por un “edema cerebral difuso y hematoma subdural agudo posterior derecho”, debido a un sacudimiento. Según el dictamen, fue una muerte violenta en contexto de maltrato infantil.

De acuerdo con la investigación, el 31 de marzo último la menor se encontraba a cargo de Diego Parra, pareja sentimental de la hoy investigada y quien está privado de la libertad en centro carcelario por estos hechos, luego de que se le imputara homicidio agravado en calidad de autor, en concurso heterogéneo y sucesivo con violencia intrafamiliar.