La marca de vehículos Jaguar Land Rover planea colaborar con investigadores de robótica de la Universidad de Harvard, como parte de un esfuerzo para desarrollar tecnologías de próxima generación para crear una fuerza súper humana en la fábrica del futuro.

El proyecto de investigación de cuatro años explorará cómo los avances en robótica blanda portátil y las tecnologías de músculos artificiales, se pueden utilizar para mejorar el bienestar de los empleados, así como para proporcionar una mayor capacidad de fabricación y calidad.

Los sistemas robóticos blandos incorporan controles activos y componentes blandos que pueden deformarse bajo presión y volver a su forma original. En el piso de la fábrica, los dispositivos robóticos suaves podrían permitir de manera única interacciones cercanas de humanos y máquinas automáticas. Además, los wearables robóticos blandos podrían acelerar la capacidad del operador, a la vez que reducen la tensión física y el riesgo de lesiones por esfuerzo repetitivo.

“Nuestros productos y plantas de fabricación están experimentando transformaciones radicales. Nuestra gente está en el corazón de nuestro negocio y el aumento de habilidades y capacidades será clave para entregar la fábrica del futuro. Este tipo de robótica es una oportunidad para ayudar aún más a nuestra gente y mejorar su bienestar, salud y seguridad, expresa Wolfgang Stadler, Director Ejecutivo del área de manufactura.