Foto: Reuters

La medida impone una prohibición a las exportaciones textiles del país y limitando las importaciones de crudo, tras la sexta y más poderosa prueba nuclear del país el 3 de septiembre.

La resolución fue la novena aprobada por unanimidad contra Corea del Norte desde 2016. Estados Unidos moderó un primer borrador para obtener el apoyo de Rusia y de China, un aliado de Pyongyang.

Los textiles fueron la segunda mayor exportación de Corea del Norte detrás del carbón y de otros minerales en 2016, por un total de 752 millones de dólares, según datos de la Agencia de Promoción de Inversiones Comerciales de Corea. Casi el 80 por ciento de las exportaciones textiles fueron a China.

La resolución impone una prohibición de exportación de condensados y líquidos de gas natural, un tope de 2 millones de barriles al año para productos refinados de petróleo y un límite a las exportaciones de crudo a Corea del Norte hasta los niveles actuales. China suministra la mayor parte del crudo a Corea del Norte.

La embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, dijo que su país no busca una guerra con Pyongyang y que todavía “no se ha llegado a un punto de no retorno”.

“Si (Corea del Norte) prueba que puede vivir en paz, el mundo también vivirá en paz”, destacó Haley, quien remarcó que la decisión del lunes “no se habría dado” de no ser por la buena relación entre los presidentes Donald Trump y Xi Jinping.

REUTERS.