Haroon Sabawoon - Agencia Anadolu

Las autoridades de Afganistán confirmaron que más de 60 personas fueron brutalmente asesinadas y hay cerca de doscientos heridos en el ataque suicida de la noche del sábado durante un matrimonio en Kabul, la capital del país de Oriente Medio.

Nusrat Rahimi, ministro del Interior de Afganistán, le aseguró a la Agencia Anadolu que el estallido en el salón Dubai City, al occidente de Kabul en el camino al Palacio Darul Aman, dejó estragos en la estructura del lugar. Además, confirmó que entre las víctimas hay mujeres y niños que atendían la fiesta de matrimonio.

Daesh reclamó la autoría del atentado en una declaración que publicó en Internet. Unas horas antes, los insurgentes talibanes negaron cualquier responsabilidad en el ataque. No obstante, el presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, dijo que los talibanes no pueden evadir su responsabilidad por estos ataques, pues el grupo "provee una plataforma para los terroristas".

En Afganistán, que vive en medio de un conflicto en todo el país, las bodas tradicionales eran una escapatoria para los afganos cansados ​​de la guerra, entregándoles un breve momento de felicidad. La Misión de Asistencia en Afganistán de la ONU (UNAMA) describió el ataque como un "acto de terror cobarde".

Las imágenes que han circulado en redes sociales muestran cuerpos tirados en el lugar donde se celebraba la boda e invitados que corren por sus vidas. El ataque violento ha sido rechazado de manera vehemente por el gobierno de Afganistán y sus aliados internacionales.

El salón Dubai City, donde ocurrió la explosión, está situado en una área donde viven muchas personas de la minoría chiíta musulmana de Afganistán. Muchas de las víctimas tuvieron que ser enterradas en fosas comunes la mañana del domingo en medio de las trágicas escenas.