El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, decidió trasladar la sede de gobierno de Quito a Guayaquil en el marco de las masivas protestas indígenas y sindicales que sacuden al país desde la semana pasada.

Ante la llegada de unos 20.000 indígenas el pasado lunes a la capital ecuatoriana en rechazo a las medidas económicas adoptadas por la administración de Moreno, el presidente ecuatoriano manifestó que trasladó la sede de gobierno amparado en el estado de excepción que impuso el pasado jueves. 

En una declaración junto al mando militar, el mandatario manifestó que la jornada de movilizaciones que vive el país desde el jueves 3 de octubre de 2019 "no es una manifestación de descontento. Los saqueos, el vandalismo y la violencia demuestran que hay un intento de romper el orden democrático".

Moreno responsabilizó a Rafael Correa y a Nicolás Maduro de querer dar un golpe de Estado en Ecuador.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

"Los más violentos son individuos externos, pagados y organizados. ¿Es coincidencia que (Rafael) Correa, (Ricardo) Patiño y (Paola) Pabón hayan viajado hace una semana a Venezuela? Maduro activó, junto con Correa, su plan de desestabilización. Ellos son quienes están detrás de este intento de golpe de Estado", añadió el jefe de Estado.

Cabe recordar que el presidente del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), Mesías Tatamuez, manifestó que están "indignados" por las medidas anunciadas por Moreno, las cuales incluyen la eliminación de los subsidios al diésel y a la gasolina conocida como "extra", la de mayor consumo nacional.

Lea también Movilización de organizaciones indígenas llega a Quito, Ecuador

Otro de los puntos del plan económico que rechazan los sindicalistas es que a los empleados públicos les reduzcan de 30 a 15 días las vacaciones anuales.

También son resistidas las medidas de reducir el 20 % de los salarios en la renovación de contratos ocasionales en el servicio público, lo cual, a juicio de muchos, afectará directamente la calidad de servicios relevantes como la docencia y la salud. Además, los trabajadores de las empresas públicas aportarán mensualmente un día de su salario.

Los indígenas aseguraron que las protestas se mantendrán hasta que Moreno suspenda las medidas que adoptó como parte de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para recibir créditos por USD 4.209 millones para mermar el alto endeudamiento del país.

Hasta la fecha las manifestaciones dejan un civil muerto, cerca de 80 heridos (incluidos uniformados) y 477 detenidos.

Con información de la Agencia Anadolu