Foto de: Agencia Anadolu.

Luiz Inácio Lula da Silva, expresidente de Brasil, fue condenado este miércoles a 12 años de prisión y 11 meses por los delitos de corrupción y lavado de dinero. Esta es la segunda condena que el exmandatario deberá pagar por los mismos delitos.

El líder del Partido de los Trabajadores (PT) fue acusado de aceptar reformas por USD 270.000 en un apartamento ubicado en Atibaia, Sao Paulo, a cambio de favores políticos para las constructoras Odebrecht y OAS.

El fallo dictado por la jueza Gabriela Hardt -quien reemplazó al exjuez de la investigación de Lava Jato, Sergio Moro, actual ministro de Justicia de Brasil- no es definitivo. La defensa podrá solicitar un recurso de apelación.

El expresidente de Brasil ya había sido condenado a 12 años de prisión por delitos de la misma índole. En abril del 2018 fue condenado a 12 años de cárcel por aceptar un lujoso apartamento en la localidad costera de Guarujá, en el estado de Sao Paulo, como parte de pago de un soborno realizado por la constructora OAS, la cual recibió millonarios beneficios de contratos con la petrolera estatal Petrobras.

En su cuenta de Twitter, Gleisi Hoffman, actual presidente del PT, manifestó que “la persecución contra Lula no para y ocurre exactamente cuando el exmandatario podría recibir un Premio Nobel de la Paz”.

Si esta sentencia se hace efectiva la justicia brasileña acumularía el tiempo de las dos condenas, el cual sería de unos 25 años.

Vía: Anadolu.