El gabinete ruso renunció este miércoles después de que el presidente del país, Vladimir Putin, propuso cambios constitucionales.

Putin aceptó la renuncia de su primer ministro, Dmitry Medvedev, y le pidió que asumiera un nuevo papel como jefe adjunto del Consejo de Seguridad del país.

En una reunión con el gobierno, luego de su discurso ante la Asamblea Federal en Moscú, Putin dijo que con las reformas constitucionales se otorgará más poder al Parlamento en la formación de Gobierno y que sea la Cámara Baja (Duma) la que apruebe la candidatura del primer ministro.

En respuesta al anuncio de Putin, el primer ministro Medvedev señaló que sería correcto que el gabinete renunciara para "dejar que el presidente tome todas las decisiones necesarias".

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

"Estas enmiendas, cuando se adopten, [...] supondrán cambios significativos no solo en varios artículos de la Constitución, sino también en el equilibrio de poder ejecutivo, legislativo y judicial", señaló Medvédev.

"Como gobierno de la Federación de Rusia, debemos darle al presidente de nuestro país la oportunidad de tomar todas las decisiones necesarias para esto. Y en estas circunstancias, creo que sería correcto, de conformidad con el Artículo 117 de la Constitución de la Federación Rusa, que el gobierno ruso renuncie", expresó el primer ministro ruso.

Putin sugirió establecer un puesto de jefe adjunto del Consejo de Seguridad de Rusia y nombrar a Medvedev para el cargo.

El discurso presidencial ante la Asamblea Federal es un evento anual en el que el presidente de Rusia anuncia su visión de las direcciones estratégicas para el desarrollo del país en el futuro cercano.

Anadolu.