El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, calificó el lunes de “grosera”, “desproporcionada” y “vulgar” la amenaza hecha por su par estadounidense, Donald Trump, de una posible acción armada en Venezuela y ordenó dos días de ejercicios militares como parte del plan de defensa.

En su primera referencia a la advertencia hecha por Trump el viernes de que entre las opciones para Venezuela está la militar en caso de ser necesario, Maduro lo llamó nuevamente al diálogo para desenmascarar las mentiras que le están diciendo sobre el país petrolero.

Es “la frase más insolente, desproporcionada, vulgar, ofensiva que jamás se haya dicho sobre Venezuela”, dijo Maduro frente a seguidores que marcharon en Caracas. Atribuyó la advertencia de Trump a un “engaño” de quienes lo asesoran.

“Por eso es que yo quiero hablar por teléfono con Mr. Trump, para decirle: Mr. Trump, te están engañando. Todo lo que te dicen de Venezuela es mentira”, agregó.

El Gobierno de Trump descartó recientemente aceptar una llamada telefónica de Maduro tras considerar que Venezuela ha devenido en una dictadura y se comprometió a hacer todo tipo de esfuerzo diplomático para restaurar la democracia en el país, que ha vivido cuatro meses de violentas protestas antigubernamentales con más de 120 muertos.

Maduro también anunció que ordenó a las Fuerzas Armadas organizar, junto a civiles que lo apoyan, hacer maniobras militares en todo el territorio el 26 y el 27 de agosto, en respuesta a la advertencia de Trump, que también fue duramente condenada por otros presidentes de Latinoamérica.

Minutos antes de criticar a Trump, el jefe del gobierno venezolano lanzó una advertencia a los líderes opositores que han promovido las protestas y se negaron a participar en una polémica elección de la Asamblea Nacional Constituyente.

“Ahora hay que consolidar la paz (…) Yo estoy de acuerdo con que la Comisión de la Verdad cite y, si no se presentan por las buenas, mande a buscar, le ponga los ganchos (las esposas) y se presenten todos los que convocaron la guarimba, todos los que convocaron la violencia”, propuso Maduro.

Los miembros de la Comisión de la Verdad, creada por la asamblea constituyente, son todos oficialistas y hasta ahora han aprobado las propuestas presentadas por el Gobierno de Maduro, asumiendo poderes especiales sobre otras instituciones del Estado.