Foto: Reuters.

“El tema es sobre la injerencia en los asuntos internos de Venezuela”, dijo a periodistas el embajador ruso ante Naciones Unidas, Vassily Nebenzia, agregando que espera que el país pueda resolver sus problemas de manera pacífica y sin interferencia externa.

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, declaró en la reunión: “El hecho de que el Gobierno (venezolano) llegue tan lejos para conseguir que la gente no asista a la reunión es una muestra de culpa. Eso es lamentable”.

Venezuela sufre una dura crisis económica y el Gobierno del presidente Nicolás Maduro ha reprimido a la oposición, encarcelando a muchos de sus líderes y activistas, o dificultando que ejerzan cargos públicos de elección popular.

Decenas de personas murieron en hechos de violencia desde que la oposición inició una ola de protestas en abril. Enfrentados a las balas de goma, carros lanza agua y gas lacrimógeno de la Guardia Nacional Bolivariana, los manifestantes exigieron, como una solución a la crisis, una elección presidencial anticipada que están seguros de que Maduro perdería.

La popularidad del presidente venezolano ha sido golpeada por una inflación de tres dígitos y una aguda escasez de alimentos y medicinas.

“Recibimos presiones de socios regionales para no tener esta reunión”, dijo Haley. “La meta no es degradar a nadie. Esto no es para humillar a la región. Esto es sólo para levantar a la región”, agregó.

El representante uruguayo Luis Bermúdez asistió a la reunión de la ONU, pero dijo que su país no cree que la situación en Venezuela sea una amenaza para la paz y la seguridad internacional.

El embajador de Venezuela ante la ONU, Rafael Ramírez, habló con periodistas mientras se realizaba la reunión, acompañado por Nebenzia, el diplomático chino Wu Haitao y el embajador boliviano ante el organismo, Sacha Sergio Llorenty Soliz.

“Esta farsa de hoy es un acto hostil de Estados Unidos y a todas luces un acto injerencista, que vulnera el principio de soberanía de un Estado miembro de las Naciones Unidas”, dijo Ramírez. “Rechazamos este acto de manipulación política”, agregó.

Reuters.