Inició su carrera política en el nuevo liberalismo liderado por Luis Carlos Galán, fue secretario general del Partido Liberal, luego elegido Senador por ese partido, varias veces fue elegido como mejor Congresista.

A pesar de haber sido víctima de numerosos atentados, nunca ha dejado de luchar contra los grupos armados al margen de la ley.

Fue candidato presidencial para el periodo 2010 – 2014 con el partido Cambio Radical y obtuvo la tercera votación más alta. Fue ministro del Interior y Justicia, de Vivienda, allí cumplió con la tarea de regalar 100 mil viviendas a colombianos de bajos recursos. Siempre fue escogido como el mejor ministro

En agosto de 2014 se posesionó como vicepresidente, hasta principios de este año, porque considera que su camino apenas comienza. German Vargas Lleras, una extraña mezcla entre delfín, barón electoral, víctima de la violencia, hombre de armas tomar y galanista de corazón. Un hombre que sin duda llama la atención por sus contrastes.

Recogió más de 5 millones de firmas para inscribir su candidatura y afirma que no cree mucho en las encuestas.

“Miles de voluntarios se adhirieron en todo el país para promover esta candidatura. Agradezco el apoyo de más de cinco millones de colombianos. Hemos estado presentando a la ciudadanía nuestras propuestas para atender los problemas que aquejan al país. Muchos candidatos a la presidencia solo estaban promocionando sus nombres, pero terminaron volviendo al Congreso.  Las encuestas son sumamente variables. Son distintas si usted privilegia al departamento de Antioquia o a la ciudad de Bogotá. Yo no creo mucho en las encuestas”, agregó Vargas Lleras.

Mucho se ha hablado sobre su relación con el expresidente Álvaro Uribe Vélez. Respecto a esto destacó que:

“Del doctor Álvaro Uribe solo tengo buenos recuerdos. Lo acompañé en su elección del 2002 y no me arrepiento. Para 2001 este era un país fallido. Teníamos el peor momento de la economía en Colombia, 6.000 secuestrados y la guerrilla en las goteras de Bogotá. Con Álvaro Uribe hemos encontrado coincidencias en todo lo que se ha tratado en el Congreso sobre la implementación del Acuerdo de Paz. No hay acuerdo político, pero tenemos coincidencias en esta legislatura”.

Su posición frente al acuerdo de paz con las Farc es clara, dice que no haría trizas los acuerdos y velaría por el cumplimiento de las partes para sacarlo adelante.

“El cumplimiento de los acuerdos debe ser integral. No solo que el Estado cumpla, sino que también la contraparte lo haga y ayude a recuperar la confianza del país. Yo no haría trizas los acuerdos de paz. Se ha ganado mucho, en la medida que se hayan desmovilizado los miembros de esas organizaciones. No se ve claramente que las Farc vayan a reparar a las víctimas. Yo no hubiera hecho el plebiscito de ninguna manera. El Presidente tiene unas facultades constitucionales que lo habilitan para hacer las reformas necesarias”, agregó el candidato.

“Todo el mundo sabe lo que ocurre en el INPEC. Capturábamos a un guardián cometiendo un delito y a las dos horas lo teníamos con fuero sindical. Propongo eliminar el INPEC. Que su labor la cumpla una dependencia de la Policía”, señaló.

Su apuesta en el tema de salud es ambiciosa. Crearía el Ministerio de la Familia y que los colombianos estén adscritos a un medico especializado.

“Tenemos un sistema pensional distorsionado e injusto. 17 millones de personas no tienen la posibilidad de obtener una pensión de salario mínimo. Debemos garantizar a la mayoría de colombianos una pensión, por lo menos de salario mínimo. El Estado no puede seguir subsidiando las pensiones altas, 18 billones que nos gastamos anualmente. El Ministerio de la Familia se ocuparía de brindar una atención integral a miles de colombianos que merecen un apoyo del Gobierno. Estamos proponiendo que todo colombiano esté adscrito a un médico especializado. Que no sean las tutelas ni las salas de cuidados intensivos el primer paso para acceder a la salud, sino un médico especialista en familia.  Tenemos que recuperar la salud pública. Tenemos los costos más altos de Latinoamérica en materia de medicamentos”, agregó Vargas Lleras.

“Adoptaría buenas prácticas de Gobierno para acabar con la corrupción. Sí se puede. Lo logramos en vivienda, en agua, en carreteras, en los aeropuertos. Entregué todas las obras bajo mi coordinación en el Gobierno. Sobre ninguna de ellas pesa ni una sola investigación”, finalizó Vargas Lleras.