La imagen favorable del alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, repuntó en el arranque de este año. Así lo reveló la más reciente encuesta de Percepción Ciudadana contratada por El Tiempo y W Radio.
En ella se destaca que la imagen favorable del mandatario subió 6 puntos, tras pasar del 26 % (octubre del 2016) al 32 % hoy. Mientras que su desfavorabilidad bajó del 73 al 66 % durante este mismo periodo.
Poco a poco los habitantes de la capital del país están viendo los resultados de la administración de Peñalosa, el cual recibió una ciudad sin presupuesto, divorciada de la Policía, lo que disparó la inseguridad, y sin estudios para hacer las grandes obras de infraestructura que necesita Bogotá en materia de movilidad, salud y educación, entre muchos otros frentes.

Pero con Peñalosa las cosas son a otro precio y todos los días se evidencia la gestión. Ahora los bogotanos están viendo una Policía (la institución) cada vez más fortalecida y una ciudad mucho más segura.

La Alcaldía Peñalosa le puso fin a las tres ollas más grandes del narcotráfico en el país: el Bronx, San Bernardo y Cinco Huecos, que por años fueron repúblicas independientes del crimen.

Al tiempo que los hurtos a personas, el delito que más afecta a los ciudadanos, y que venía al alza en los últimos ocho años, se redujo en 2016 por primera vez. El trabajo en equipo con la Policía ha sido fundamental para que hoy Bogotá sea más segura que antes. Cayeron los homicidios (-5,9%); las riñas (-13,2%); los robos a comercios (-28%); los robos a entidades financieras (-37,8%), los robos de celulares (-27,9%); y los robos de motos (-4,2%).

La percepción de inseguridad cayó 14 puntos, según la encuesta de la Cámara de Comercio, y los ciudadanos se sienten más seguros en los barrios y en TransMilenio.
De otro lado, se escuchó una de las peticiones más sentidas en los barrios populares y se iluminaron más de 200 parques, lo que mejoró la seguridad en muchos sectores de la ciudad.

Todo lo anterior se suma a hechos igual de contundentes como que el proyecto del Metro marcha a toda máquina, que arrancaron las obras del TransMicable en Ciudad Bolívar, que se destrabaron las obras viales que estaban paralizadas desde la pasada administración, o que se están tapando los huecos en los vías más transitadas de la ciudad.

A ello hay que agregarle que se implementó un modelo de salud pública mucho más eficiente que ha permitido descongestionar las salas de urgencias de los hospitales públicos y el anuncio de que se construirán 60 colegios y seis hospitales nuevos en Bogotá, entre muchos otros.

Como le ocurrió en su primera Alcaldía, los habitantes de Bogotá, poco a poco, le reconocen a Peñalosa su gran capacidad gerencial y su experiencia para transformar la ciudad.