La Misión de Observación Electoral – Regional Bogotá –señala que en la Capital hay 111 puestos de votación que presentan comportamientos atípicos que pueden ser indicativo de fraude para las elecciones legislativas.

Las localidades con mayor número de puestos de votación en riesgos son Suba, Engativá, Kennedy y Usaquén.

Las variables que miden la atipicidad electoral por puesto de votación en Bogotá, son: Nivel atípico de participación electoral, Nivel atípico de Votos Nulos, Nivel atípico de Tarjetones no marcados, Limitaciones a la competencia reflejadas en el Dominio Electoral.

En el análisis desarrollado por la MOE Bogotá se encuentra que en la Ciudad 12 puestos de votación registran Riesgo Extremo, 28 Riesgo Alto y 71 Riesgo Medio.

La MOE Bogotá hace un llamado de atención a las autoridades de vigilancia y control para que se garantice a los ciudadanos una jornada transparente. La Localidad de Suba cuenta con 15 puestos de votación en riesgo, de los cuales 1 está en riesgo extremo, 3 en riesgo alto y 11 en riesgo medio. En Engativá se identifican 12 puestos en riesgo y en Kennedy con 11 puestos.

Para Aura Rodríguez, coordinadora de la MOE Bogotá, “es importante reconocer que la ciudad de Bogotá es afectada por irregularidades y posibles riesgos electorales al igual que el resto del país. De acuerdo con la información ciudadana en Bogotá se han presentado compra y venta de votos, funcionarios públicos haciendo política y constreñimiento al elector. Por esto se hace un llamado a las diferentes autoridades a fortalecer sus esfuerzos en la vigilancia y control al proceso electoral al igual que a la ciudadanía para ejercer un voto informado y consciente”.

En relación a la proporción de puestos de votación en riesgo, Chapinero tiene 9 puestos que presentan riesgo, lo que equivale a un 60%, seguido por Sumapaz que tiene dos puestos en riesgo, es decir un 50%.

Bogotá representa alrededor del 16% del Censo Electoral del país, con una participación cercana al 36% en elecciones legislativas. Localidades como Usaquén tienen el mismo censo poblacional que ciudades intermedias del país como Ibagué; Suba y Engativá como Cúcuta, lo que refleja el peso que la ciudad tiene en el conjunto nacional.

Para la Aura Rodríguez coordinadora de la MOE Bogotá, “las recientes muestras de intolerancia, como la ocurrida contra una sede de campaña, nos obliga a hacer un llamado a los simpatizantes de cualquier partido o movimiento político y a la ciudadanía en general a la tolerancia y a la no violencia; parte esencial de la democracia y la construcción de paz en la ciudad está en poder convivir en medio de la diferencia respetando las ideas contrarias”.