En el trabajo investigativo las periodistas evidenciaron cómo, bajo la figura de Empresas Sin Ánimo de Lucro – ESAL, reconocidos sitios de entretenimiento nocturno realizan actividades comerciales, a pesar de que están registradas para cumplir un objeto social totalmente diferente.

Para el desarrollo de la investigación ingresaron a las instalaciones de varios de los llamados clubes sociales, de los cuales muchos gozan de gran renombre en las noches de rumba bogotana y donde convertirse en “socio” tarda apenas unos minutos. Allí consultaron posteriormente a sus representantes quienes esgrimieron todo tipo de argumentos, en el que incluso apelan a compararse con otros clubes como El Nogal.

“Fue un trabajo de aproximadamente dos meses, incluyendo fines de semana y varias noches de investigación. Lo más complejo fue confrontar a los dueños de los establecimientos, ya muy bien documentadas, para poder contradecirlos con propiedad y que no nos enredaran con sus respuestas. Para ello tuvimos que recopilar pruebas y también conocimiento sobre cómo funcionan estas entidades”, contó Margarita Silva.

“Lo más complejo fue demostrar en la investigación que dichos establecimientos estaban bajo la figura Sin Ánimo de Lucro, pues algunos estaban registrados con otro nombre. También se incluyó la voz de expertos para sustentar cómo esta figura es aprovechada para la evasión de impuestos, actividades ilegales y violación de las normas nocturnas”, agregó Carolina Martínez.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Entre esas voces expertas se contó con funcionarios de Cámara y Comercio, DIAN, Red de Justicia Tributaria, la oficina de Asuntos Jurídicos de la Policía Metropolitana de Bogotá y Gestión Policiva de la Secretaría Distrital de Gobierno.