La Policía Metropolitana de Bogotá capturó en Bosa a un jíbaro de nacionalidad venezolana justo cuando se disponía a vender sustancias alucinógenas a las afueras de un colegio. El organismo también está tras la pista de otras dos personas que lograron escapar cuando les solicitaron una requisa.

El hecho empezó a gestarse cuando uniformados de la Policía observaron movimientos sospechosos de tres personas cerca de una institución educativa y lograron retener a una de ellas. Los otros dos hombres, al percatarse de la situación, emprendieron la huida. “El hombre tenía su poder tenía 500 gramos de marihuana. Esta persona ahora está dispuesta en la URI de Kennedy y está bajo las autoridades judiciales”, afirmó el coronel Óscar Daza, cadete de la fuerza disponible de la Policía de Bogotá.

Según la investigación, las drogas iban a ser vendidas a estudiantes de la zona"Los jibaros gramean estos estupefacientes para poderlos vender a la parte exterior de los centros escolares y sitios de rumba de la capital", cuenta el coronel Daza. Además, el uniformado asegura que continuarán apoyando a toda la comunidad educativa,  no solo de Bosa sino de toda la ciudad.

Por: Fredy Guerra