Foto: sancristobal.gov.co/

El barrio Veinte de Julio, ubicado en la localidad de San Cristóbal, es uno de los más tradicionales y reconocidos de Bogotá.

La historia de este barrio inicia en 1920, cuando era un asentamiento que se consolidó hacia 1930, y que generó nuevos núcleos urbanos que acogieron la población que migraba de las zonas rurales, afectadas por la violencia, a la capital del país.

Sin duda alguna, este barrio es reconocido por tener uno de los centros religiosos más importantes de la capital, la iglesia del Divino Niño de Jesús, un santuario muy visitado por colombianos y extranjeros.

En este templo, sobresalen la figura del Cristo Resucitado del altar mayor que está  elaborado en mármol, las lámparas y bellos vitrales que contiene en su interior. La imagen del Divino Niño Jesús se venera en una pequeña capilla que se sitúa en la parte de atrás del altar mayor.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Lea también: ¿De dónde viene la hermosa palabra sumercé? Aquí le contamos

La devoción se debe a que en el año de 1935, cuando el padre salesiano Juan del Rizzo llegó al barrio Veinte de Julio, convencido de la importancia de honrar la infancia de Jesús, decidió encargar, en el almacén de arte religioso Vaticano del barrio La Candelaria, una imagen del infante que traslada a aquellos campos disponiéndose a propagar su devoción.

Desde ese momento, el Santuario del Divino Niño ha crecido en configuración arquitectónica y en número de feligreses que con fe, acuden a dar gracias y en busca de una ayuda divina para sus necesidades.

Todos los domingos el templo, la plaza cubierta anexa y el parque del barrio se llenan de visitantes, curiosos y feligreses, a honrar la milagrosa imagen del Divino Niño.

Con información de la Alcaldía Local de San Cristóbal