Después de las fuertes lluvias que se registraron en horas de la madrugada del Sábado Santo, las autoridades hacen presencia en el barrio Divino Niño, localidad Ciudad Bolívar. 59 viviendas han sido inspeccionadas por las entidades distritales.

Álvaro González Ordoñez, afectado por la emergencia, aseguró que: “vino el señor y nos dijo que teníamos que desalojar, que no nos permitían estar más acá por qué teníamos riesgos pero infortunadamente nosotros no tenemos para dónde ir”.

De esta forma, Álvaro González y su familia recibieron la noticia que tendrían que ser evacuados del lugar por el peligro que están corriendo en el sector, pues el piso cuando llueve, cada vez más cede y amenaza con un derrumbe.

Esta familia, que desde hace tres años habita el sector, se encuentra preocupada, ya que no saben hacia dónde dirigirse, pues, según manifiestan, con su trabajo como vendedores ambulantes, día a día han ido construyendo su vivienda.

“Los poquitos ahorros que teníamos por ahí y las ayudas y todo lo que hemos camellado pues habíamos tratado de mejorar la casa por nuestro hogar y sacarlo adelante”, afirma González

Viven del rebusque y jamás imaginaron que se quedarían sin un techo, “nuestros hijos merecen un techo digno donde vivir, nosotros no somos animales, es injusto lo que nos van a hacer a nosotros, nos hemos esforzado demasiado para construir algo”, comenta Rosa Castro, habitante del sector.

Pero no solo esta familia pasa por esta situación, así se encuentran más personas. Este es el caso de Blanca Espejo, quien en medio del movimiento de la tierra perdió parte de su vivienda.

“Yo no tengo ni en dónde caerme muerta, tengo mis hijos, realmente eso es todo sumercé, si yo tuviera quien me apoyara pero yo realmente no he tenido quien me apoye”, relata Blanca.

Cuarenta y nueve aceptaron desalojar y ser re ubicadas, después de 36 horas de negociación entre funcionarios de la Alcaldía y habitantes. No es la primera vez que en este sector del sur de la ciudad se presenta un deslizamiento de tierra. Las autoridades desde el 2011 declararon esta zona de alto riesgo de deslizamiento.

Carolina Beltrán