Muchas veces los bogotanos transitamos por sitios históricos y maravillosos que pasan  desapercibidos frente a nosotros, porque son espacios camuflados en medio del flujo de personas que transitan el lugar.

El simbólico barrio de Las Cruces se fundó en el siglo XIX, y fue conocido, durante muchos años, como un espacio violento pero activo en materia comercial.

Este barrio comenzaba después de la Quebrada San Juanito, lugar que fue la frontera suroriental de Bogotá, hoy conocida como la calle sexta. Su estructura arquitectónica es de estilo colonial, aunque sus casas fueron construidas con materiales artesanales de principios del siglo XX.

Durante muchos años, este histórico barrio de Bogotá fue poblado por indígenas y comunidades pobres que laboraban en los chircales. Sin embargo, la ola de comerciantes no tardó en ubicarse en la Plaza Mayor de Las Cruces, hoy conocida como la Plaza de Bolívar, y fundar lo que sería la primer zona industrial de Bogotá.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Aquí, le contaremos de 3 lugares históricos que probablemente no conocía del barrio Las Cruces:

  • Fábrica de Loza Fina 

 

En Las Cruces reposaba la fábrica de Loza Fina, un espacio para las piezas que hacían los artesanos de la época. Entre los trabajos más aclamados por la clase alta capitalina estaba la vajilla, elemento que se traducía como símbolo de estatus y progreso.

Esta industria de loza bogotana escribió importantes páginas de la historia del barrio capitalino, por su gran aporte a las formas de trabajo y producción que le enseñó a la comunidad de artesanos que comercializaba en esas calles.

Aunque la fábrica de Loza Fina tenía pocos clientes, logró exportar sus productos a los departamentos vecinos de la zona como Tolima y Boyacá. Sin embargo, ante múltiples intentos de expansión la industria terminó quebrando.

No obstante, este panorama abrió un amplío abanico de oportunidades a los empresarios y comerciantes pioneros, quienes llegaron atraídos por los molinos de trigo que estaban en Las Cruces para iniciar una poderosa red de comercio.

  • La fuente central de la Garza 

Otro de los atributos que posee el barrio es la fuente central de la Garza, ubicada en la Plaza de Las Cruces. Se trata de un monumento de 1875 que fue trasladado al vecindario después de las peticiones por parte de habitantes del barrio.  Además, sustituyó durante muchos años la labor de los acueductos bogotanos.

Esta fuente del siglo XIX fue construida con elementos naturales que hacían una bella combinación con el agua que sale del monumento de la Garza.

Asimismo, este pilar hídrico se ha conservado como testimonio de lo que era abastecer de agua a los habitantes del vecindario, antes de la aparición del Acueducto. Y, además, logró trascender a la historia bogotana convirtiéndose en referente patrimonial.

  • La iglesia Nuestra Señora de Las Cruces 

La iglesia Nuestra Señora de Las Cruces fue construida después de que la anterior iglesia fuera demolida en 1655.

Está ubicada frente al parque central del barrio Las Cruces, y durante muchos años ha servido como sitio de encuentro de los habitantes del sector.

Le puede interesar: La bella historia del origen de la palabra Chapinero

Dato curioso: 

Jorge Eliecer Gaitán, exrector de la Universidad Libre y líder político, inició su actividad democrática en el barrio Las Cruces, vecindario que fue su hogar y testigo de su crecimiento.

¿Conocía usted esta historia?