Foto: bogota.gov.co

Diddier Cuesta Suarez, un pequeño, oriundo de un territorio indígena y quien padecía  una malformación en su labio superior conocida como labio leporino, fue intervenido por médicos del hospital Simón Bolívar.  

“Llegó remitido del hospital San Antonio del Mitú (Vaupés). Le practicamos una cirugía que permitió tratarle su fisura labial incompleta y reconstruir todas las capas de piel, mucosa, labio rojo y músculo, con un buen resultado estético”, comentó el cirujano plástico Javier Caicedo. 

Según expertos, la edad más apropiada para operar a los niños con esta malformación es alrededor de las 9 semanas. La explicación dada por los médicos y en la cual hacen énfasis, se debe a la regeneración celular y la cicatrización, que a esta edad es más rápida. En el caso del pequeño Diddier, el procedimiento se realizó al año y medio de edad. 

Al tratarse de una condición médica que no representa una urgencia, se determinó su manejo por control y seguimiento ambulatorio. Pero la madre del pequeño, Berta Suárez, no contaba con los recursos, ni con el apoyo de familiares o amigos en la capital del país, que pudieran brindarle hospedaje o alimentación, mientras Diddier iba a ser intervenido. 

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

A raíz de lo anterior, la Secretaría de Salud, realizó los trámites necesarios para que el menor permaneciera en el hospital. A su vez la madre de Diddier fue recibida en el albergue La Maloka, donde se encargaron de su alimentación y de los traslados al hospital, mientras el pequeño estaba en el hospital. 

Los resultados de la intervención fueron favorables. “El niño se ha recuperado satisfactoriamente. Este procedimiento le devolvió las características normales a su rostro, ahora puede sonreír adecuadamente y llevar una vida plena”, expresó el doctor Caicedo, médico del hospital Simón Bolívar. 

Lea también: APARECIÓ NIÑA DE 7 AÑOS QUE HABÍA SIDO RAPTADA EN KENNEDY