buses escolares

  • La campaña "Ruta pila" busca garantizar la seguridad de los niños de Bogotá.
  • Los buses escolares deben cumplir con requisitos para poder operar.
  • Las autoridades buscan prevenir siniestros en los que resulten involucrados estudiantes.

Con jornadas pedagógicas en puestos de control, la Policía de Tránsito y Transporte de Bogotá inició la campaña "Ruta pila" que busca garantizar la seguridad de los niños que son movilizados en rutas escolares. El propósito es que estos vehículos cumplan con las normas de tránsito.

Con esta campaña se pretende prevenir siniestros en los que resulten involucrados estudiantes.

Desde 2010 no se han registrado accidentes fatales que involucren menores de edad, pero las autoridades continúan enviando un mensaje contundente a los conductores de buses escolares.

"Así se garantiza que todos los carros que prestamos el servicio escolar estamos al día, cumplimos con todos los requisitos. No me demoré sino dos minutos porque el carro está al día", comentó Julio César Aldana, conductor de bus escolar.

Miembros de la Policía cambiaron su uniforme por disfraces de superhéroes de tránsito. Con esta estrategia también se busca enseñar a los niños sobre seguridad vial.

Y es que hay conductores que no cumplen con las normas de seguridad y tampoco tienen al día sus documentos, otros transportan a los menores de edad sin autorización firmada por el padre de familia o acudiente.

"Estos buses a veces presentan falta de cinturones de seguridad de forma individual, fallas mecánicas y goteos de aceite", señaló Nicolás Correal, director de Control y Vigilancia de la Secretaría de Movilidad.

Esta campaña también invita a los padres de familia a comprometerse, teniendo el control del transporte de sus hijos.

"Evitar el uso de vehículos particulares que no sirven para prestar ese servicio escolar, pues no están autorizados", agregó Correal.

Por: Alejandra Parrado