En Bogotá hay más de 16.000 señales de tránsito dañadas. Las localidades con el mayor número en mal estado son: Engativá (3.307), Usaquén (2.968), Suba (2.685), Chapinero (2.680), Puente Aranda (2.218) y Kennedy (2.148).

Según un informe de la Secretaría de Movilidad, su deterioro se produce por causas como daños por terceros, condiciones atmosféricas, vandalismo como rayones y calcomanías, y accidentalidad vial.

De hecho, al año el Distrito invierte más de 1.800 millones de pesos en su mantenimiento, trabajo que está a cargo de 62 jóvenes que hacen parte de los programas sociales del Instituto Distrital para la Protección de la Niñez y la Juventud (Idiprón).

Cifras de la entidad confirman que en Bogotá hay 249.500 señales, de las cuales 7.864 fueron instaladas entre enero del 2017 y marzo del 2018. Además, este año se tiene prevista una inversión de 32.800 millones de pesos para la implementación de más dispositivos para incrementar la seguridad vial en la ciudad.

Así frustran un robo en TransMilenio

¡Todos podemos ser cómplices de los buenos! Un superhéroe puede evitar así el hurto de celulares en el transporte público. #PóngaseMosca Más en www.conexioncapital.co →

Publicado por Canal Capital en Jueves, 10 de enero de 2019

Los sectores donde más se vandalizan las señales son las zonas escolares y universitarias, incluido el Centro Histórico. Se presentan situaciones en las que se instalan en horas de la tarde y al otro día ya aparecen afectadas.

Gracias al acuerdo que existe entre el Idiprón y la Secretaría de Movilidad, los jóvenes, repartidos en seis cuadrillas, limpian rutinariamente los dispositivos. Son 62 personas que fueron habitantes de calle o estuvieron a punto de habitarla.

“Ellas son las encargadas de la limpieza, pintura y, en algunos casos, de enderezar las señales torcidas”, explicó María Fernanda Espitia, coordinadora del convenio.

Los lugares en los que trabajan estos jóvenes son asignados por la Secretaría de Movilidad, luego de revisar las zonas que tienen señales en mal estado.

Los pasos para la reparación

El proceso comienza con un enjuague de jabón y desengrasante. Luego se les retiran las calcomanías. Para eso se usa un disolvente suave como la gasolina, pues el tíner es más abrasivo y puede dañar la señal.

Posteriormente, la señal se endereza y por último se pinta. Generalmente, este proceso lo hacen dos personas y tardan entre 15 y 20 minutos, dependiendo de la cantidad de rayones y calcomanías que tenga la señal. Estas personas, que trabajan unas ocho horas diarias, limpian entre 100 y 120 señales por jornada.