Por: Janeth Riveros / Curadora Jazz al Parque 

El jazz es música de libertad, libertad para crear, improvisar, imaginar, combinar en medio de una inmensa conjunción armónica de sonidos, fusiones y ritmos. Desde el inicio de los festivales Al Parque, en los años 90, el Jazz fue una de las músicas elegidas para este programa de conciertos públicos abiertos que se convirtieron en la marca cultural de una ciudad de todos, una música integradora por excelencia, una expresión para ser conocida y disfrutada por toda la ciudadanía.

El jazz da alas a la música, es un pilar para músicos roqueros, clásicos, tradicionales, intérpretes de salsa y muchos más aires musicales, que genera un gran puente de comunicación creativa, nutriendo y elevando el nivel de sus autores e intérpretes virtuosos en todo el mundo.

El jazz llegó a Colombia en la década de 1920, entró por Barranquilla llegó más tarde a Bogotá, donde después de un tiempo de desarrollo, comenzó su crecimiento en los años 60 y 70 gracias a artistas que lograron abrir para este género una escena importante en la ciudad. El jazz en Colombia, y sobre todo en Bogotá, fue el detonante y el lenguaje musical a través del cual se iniciaron en diferentes momentos los encuentros creativos que permitieron en los años 90 la aparición de lo que desde entonces se ha llamado la "nueva música colombiana". El jazz ha acompañado y generado los tránsitos artísticos que reflejan en la música, la diversidad y la fuerza creativa de una ciudad vibrante.

Colombia ha elegido a septiembre como el mes del jazz más grande en Latinoamérica, donde cinco ciudades: Barranquilla, Medellín, Cali, Pasto y por supuesto Bogotá en circuito, propician la participación de grandes exponentes de este género a nivel mundial.

El festival de Jazz al Parque es una apuesta para hacer visible lo invisible en la ciudad. El jazz nace y vive en pequeños escenarios, en cafés, bares, en un piano alrededor del cual se congregan viejos amigos o artistas desconocidos a crear músicas que nunca antes habrían sonado, y que pueden ser diferentes cada vez que se hacen. El festival lleva el Jazz al aire libre, a un público en crecimiento que responde con agrado y disfrute, por tener la oportunidad de oír esta maravillosa música, y propicia el encuentro entre generaciones, culturas, gentes y poblaciones en un grato ambiente.

Lea también ¡Imperdible! Canal Capital transmitirá Jazz al Parque 2019

El festival trae también el proyecto Big Band Bogotá, liderado por Idartes en alianza con el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, que ha propiciado por una década la creación de obras nuevas de compositores colombianos para este tradicional formato y ha logrado la participación de diferentes generaciones de músicos en escena, fortaleciendo la mirada de la ciudad hacia las Big Bands de escuelas y da a conocer a los asistentes la música que hizo parte de los orígenes del Jazz, sus intérpretes y sus sonidos actuales.

Es así que a esta gran ciudad musical que es Bogotá, Jazz al Parque trae este año intérpretes jóvenes y mayores, hombres y mujeres, geografías distantes, géneros y estilos de un idioma que todos pueden hablar y que no necesita traducción. Eso es Jazz al Parque.