La Procuraduría General de la Nación destituyó a Wilman Muñoz Prieto, quien fue director del Instituto de Extensión de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Además, la sanción inhabilita a Muñoz Prieto por 17 años y seis meses. El ente habría encontrado evidencias de manejo irregular de recursos públicos por más de 11.380 millones de pesos.

Esto sería una violación, entre otras normas, al artículo 48.1 de la Ley 734 de 2002, que contempla como falta disciplinaria “realizar objetivamente una descripción típica consagrada en la ley como delito sancionable a título de dolo, cuando se cometa en razón, con ocasión o como consecuencia de la función o cargo, o abusando del mismo”.

De acuerdo con la investigación, se encontró que a través de varios medios como cheques, efectivo y tarjetas de débito y crédito a nombre de la Universidad Distrital, el entonces funcionario adquirió bienes y servicios para su beneficio y el de su familia entre el año 2015 y 2019.

Sin embargo, no solo se demostró la realización de esas compras con los fondos de la institución, sino que se encontró que las compras realizadas por medio de la cuenta corriente del Banco de Occidente a nombre de la Universidad Distrital no correspondían con las funciones que ejercía Muñoz Prieto. Entre los objetos comprados de esta manera se encontraron carros de alta gama y equipamiento electrónico para una empresa particular.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Si bien el sancionado había devuelto seis millones de pesos, esa suma sólo alcanza a cubrir un 0,054 % de la suma total gastada de manera irregular. Esta suma “termina revelando el gran daño patrimonial de las conductas cometidas por el disciplinado (…)”, indicó la Procuraduría mediante un comunicado.

Esta decisión se habría tomado después de que se declarará improcedente el recurso en segunda instancia impuesto por el sancionado. A través de este fallo reciente, se confirmó la destitución de Muñoz Prieto y se modificó el tiempo de la inhabilidad (de 20 a 17 años y seis meses).