Cuando uno de los esposos quiere divorciarse, es posible presentar, a través de un abogado, una demanda ante el Juez de Familia.

El divorcio sólo podrá ser demandado por el esposo que no haya dado lugar a las causales de divorcio y según la Ley, la solicitud de divorcio ante un Juzgado deberá hacerse a través de abogado.

En este proceso, es posible solicitar medidas para asegurar el cumplimiento de la sentencia. De ese modo, el juez podrá ordenar la residencia separada de los esposos, la fijación provisional de la custodia, cuidado y alimentos de los hijos, entre otras.

Lea también: ¿Qué hacer para solicitar cuota de alimentos a mi pareja o expareja?

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Un juez practicará las pruebas solicitadas por las partes y decidirá de manera definitiva sobre el divorcio.

Cabe recordar que con el divorcio termina el vínculo de casados entre el hombre y la mujer que antes eran esposos, pero continúan las obligaciones respecto a los hijos comunes.

Por tal motivo, el juez en la sentencia se pronunciará sobre la custodia, alimentos, gastos de crianza y visitas sobre los hijos menores de edad o discapacitados. Del mismo modo decretará a quién le corresponde la patria potestad.

Así mismo, el exesposo que no dio lugar a la ruptura del matrimonio, tendrá derecho a pedir al culpable del divorcio una cuota alimentaria (por ejemplo, el esposo que ha tenido relaciones extra-matrimoniales, si aquél carece de los recursos económicos para su propia subsistencia. La necesidad de recibir una cuota alimentaria deberá ser probada en el proceso.

Esta cuota alimentaria se pagará, mientras permanezcan las circunstancias que dieron lugar a imponerla o hasta que el exesposo contraiga nuevamente matrimonio.

De otro lado, el divorcio declara que ha terminado la comunidad de bienes que existía entre los esposos. En ese sentido, luego de la declaración de terminación del matrimonio, se realizará la liquidación de la sociedad conyugal, en donde se hace un inventario y avalúo de los bienes, para luego distribuirlo entre los exesposos.