300 gestores de riesgo de la Secretaría de Salud hacen recorridos permanentes en el suroccidente de Bogotá para dar a conocer a los ciudadanos los cuidados que deben tener durante la alerta ambiental que vive la ciudad, y para entregar de forma gratuita tapabocas de referencia N95, o con filtro, que se recomienda usar en espacios abiertos.

Según la Secretaría de Salud, el uso de los tapabocas sencillos no es de de gran utilidad, ya que se requiere que tengan incorporados filtros especiales para evitar los contaminantes del ambiente, por eso se sugiere usar los de referencia N95.

“Este es el tapabocas N95, que está recomendado para población de mayor riesgo. Lo primero que hacemos es abrir el tapabocas, identificar dónde está el clip que sujetan la nariz, posteriormente la banda inferior la ponemos de por detrás del cuello, la banda superior la llevamos detrás de la cabeza y se ajusta a la nariz”, indicó el Manuel González, director de Epidemiología de la Secretaría Distrital de Salud de Bogotá.

Los ciudadanos atendieron de manera positiva al llamado hecho por las autoridades como lo demuestra Alexander Cartagena, quien indicó que le “parece excelente que el distrito esté haciendo esto por la salud, porque pues es algo que está contaminando muchísimo”.

Por su parte, María Ruíz, resaltó que “la recomendación que yo tengo con el niño es ponerle tapabocas, limpiar todo, lavar las manos a cada rato”.

Recuerde, además, tener un lavado de alimentos, consumir abundante agua y evitar bebidas azucaradas y gasificadas.

El director de Epidemiología de la Secretaría Distrital de Salud de Bogotá, también indicó que es importante “no realizar actividad física al aire libre, tener atención especial con las personas de mayor riesgo, que son personas tanto mayores de 60 años como menores de 5 años, con enfermedades respiratorias, personas que requieran diariamente oxígeno”.

Para contribuir a mejorar la calidad del aire la Secretaría Distrital de Salud recomienda a los ciudadanos usar transporte público, bicicleta, caminar o compartir el automóvil.

Por: Diana Alvarado