El presidente Juan Manuel Santos se reunió este miércoles con los líderes del partido Farc y reafirmó su voluntad para cumplir los acuerdos de paz firmados en La Habana.

La reunión ocurrió apenas dos días después de que la Fiscalía colombiana detuviera a Seusis Pausivas Hernández Solarte, conocido como Jesús Santrich, bajo señalamientos de estar participando en el tráfico de 10 toneladas de cocaína.

“El acuerdo es muy claro: quien cometa un delito después de la firma del acuerdo de paz será sometido a la jurisdicción ordinaria por los nuevos delitos cometidos. Esas son las reglas de juego y las haré cumplir”, aseguró Santos.

El mandatario reafirmó lo que ya había dicho la presidente de la Jurisdicción Especial para la Paz, Patricia Linares. El tribunal será el encargado de determinar si los cargos contra Jesús Santrich son por hechos posteriores a la firma, es decir, si los cometió después del 1 de diciembre de 2016. De ser así podría ser extraditado.

“Por supuesto Santrich como a cualquier ciudadano se le deben respetar sus derechos y se le garantizará el debido proceso”, añadió.

El presidente indicó que se creará un comité especial para acelerar la implementación de algunos puntos del acuerdo que “a juicio nuestro y de los señores de la Farc no avanzan con la velocidad necesaria”, explicó.

Uno de los puntos que más se ha discutido en los últimos días es si la detención de Santrich creará un ambiente de inseguridad jurídica para los excombatientes y que eso los lleve a abandonar el proceso de reinserción y volver a grupos armados. Sobre este punto el presidente aseguró: “todos los excombatientes que se mantengan en la legalidad, que cumplan con lo pactado, y que son por fortuna la inmensa mayoría, no tienen nada que temer. A ellos les garantizamos que las reglas acordadas se van a respetar”.

Con estas palabras el presidente buscaba calmar los ánimos entre las filas de la exguerrilla. Quienes hayan cometido delitos con ocasión del conflicto serán juzgados por la JEP “y solo por ella”, concluyó el Mandatario.