Integrantes del ELN han quemado al menos cuatro buses de la empresa Copetrán en los últimos 15 días en el departamento de Arauca. Según las primeras versiones de las autoridades, el objetivo es exigir el pago de extorsiones o ‘vacunas’, como popularmente se le conocen.

El más reciente hecho habría ocurrido sobre las 9:00 de la noche del pasado lunes 13 de marzo en el municipio de Fortul, cuando un vehículo que viajaba con 13 pasajeros fue interceptado.

De acuerdo con el Ejército, este tipo de presiones se han presentado también con otras empresas de transportes en la región.

Copetrán suspende operaciones en Arauca

Tras los hechos violentos, las directivas de la empresa Copetrán decidieron suspender el despacho de vehículos entre las rutas que maneja desde las ciudades de Bogotá y Bucaramanga, desde donde a diario se movilizan unos 200 pasajeros.

Según la compañía, la falta de prestación del servicio ha dejado millonarias pérdidas que superarían por ahora los 2.000 millones de pesos.

En consecuencia, el jefe del equipo negociador del Gobierno en los diálogos con el ELN, Juan Camilo Restrepo, manifestó que este tipo de acciones no dan pie para impulsar el cese al fuego, un “deseo” que la delegación de la guerrilla expresó al instalar la mesa pública de diálogos el pasado 7 de febrero en Quito, Ecuador.

“La intensificación del terrorismo ni amedrenta la mesa de Quito, ni facilita un pronto cese al fuego y de hostilidades como sería deseable (…) Hechos censurables como estos, así como voladuras del oleoducto, no forzarán un cese al fuego precipitado como pretende el ELN”, publicó Restrepo a través de su cuenta en Twitter.

CANAL CAPITAL SOMOS TUS OJOS EN BOGOTÁ