Es economista de la Universidad Javeriana y tiene una maestría en políticas públicas de la escuela de asuntos públicos e internacionales de Princeton.

Empezó su vida profesional en Citigroup, cuando se desempeñó como economista para Colombia entre 1997 y 2000. Luego, se vinculó al sector público como secretario privado del ministro de hacienda, Juan Manuel Santos entre 2000 y 2002. Posteriormente, regresó al sector bancario como vicepresidente asistente de banca de inversión del Citibank en 2002, y como vicepresidente de la asociación bancaria entre 2003 y 2004.

En 2006 dio el salto al viceministerio de defensa para la estrategia y la planeación, cargo en el que estuvo hasta el año 2009, periodo en el cual debió afrontar junto con Juan Manuel Santos, para ese entonces ministro de defensa, el escándalo de los falsos positivos.

Durante el gobierno del hoy presidente, Juan Manuel Santos, se ha desempeñado como secretario general de la Presidencia de la República, ministro de defensa entre y Embajador de Colombia ante Estados Unidos hasta el pasado mes de mayo.

En esta fecha, la buena relación empezó a hacerse trizas, pues el consentido del primer mandatario, como dicen algunos coloquialmente, pateó la lonchera al criticar a través de twitter en repetidas ocasiones algunas decisiones del Gobierno.  Todo empezó con la afirmación que el acuerdo con las Farc había “quedado mal hecho” y siguió con un llamado de “transparencia” tras la dejación de armas de las Farc. Esto rebosó la copa del presidente que días después respondió que “la política saca lo peor de la condición humana”.

Pinzón afirmó que no es ningún traicionero y que no va entrar en el juego de la política santista ni uribista. Lo cierto es que ya está en la arena política y en la fila para ganar la carrera por la Casa de Nariño.

Su candidatura va por firmas. Señala que nunca había sido candidato de nada y que esta ha sido una gran oportunidad para conocer y recorrer el país.

“Nosotros hacemos verificación de las firmas y hacemos un llamado a la transparencia. Ya vamos 800 mil firmas. Dudo que existan otros candidatos que hayan viajado y conozcan tanto el país como yo lo hago”, señaló Pinzón.

Pinzón es recordado como Ministro de Defensa. Un cargo de mucha relevancia en Colombia debido al conflicto que se vivió durante décadas con las Farc y otros actores de la violencia  como el narcotráfico y el paramilitarismo.

“Cada muerte de un soldado o un policía la siento como propia. Leí el Acuerdo de Paz ‘completico’. Hice un escrito de 65 preocupaciones. Vi con preocupación que el Presidente de la República se igualara con el líder del grupo más violento que ha tenido el país. En el país hay preocupación de la gente y hay arrogancia de las Farc. Los líderes guerrilleros se ganaron el mejor plan pensional de la historia. De la Comisión de la Verdad me sorprende que no hay una sola persona que entienda la visión de las FF. AA en la guerra que atravesó el país”, destacó Pinzón sobre el acuerdo paz entre las Farc y el Gobierno.

Su experiencia como economista le indica que una de las mejores rutas para fortalecer la economía, es atraer inversión extranjera, por eso ve en Asia el continente perfecto para que Colombia haga negocios.

“Me voy a asegurar de que el país se mueva para la senda correcta. Hay otros que nos quieren jalar hacia el modelo de Venezuela, que es un modelo fracasado. Al colombiano lo que le duele es el bolsillo. La economía es lo mejor para pacificar el país. Empleo es igual a paz. Colombia será un país tecnológico y digital en mi gobierno. Voy a ser el presidente con los ojos en Asia. Voy a traerlos a hacer inversión, a que nos compren. Tenemos que activar el agro colombiano. Crearé zonas económicas especiales para potenciar el país. Mi obsesión es la generación de empleo”, puntualizó Pinzón.

La corrupción es un tema que está en la agenda de todos los colombianos. Los últimos escándalos han deteriorado aún más la imagen de diversas entidades del Estado. Por eso, Pinzón señala que la cooperación es clave para eliminarla.

“Enorme costo tributario, corrupción, inestabilidad jurídica son elementos que hacen perder competitividad a Colombia. Voy a mantener la cooperación con los gobiernos extranjeros. La olla podrida que tenemos aquí no la destaparon los que gritan en el Congreso, lo hicieron en el exterior. Hay que elevar el rol de la mujer en Colombia”, destacó el exministro de defensa.

Hace poco, desató una tormenta en redes sociales al revelar su número celular invitando a que los colombianos lo llamaran para conocerlo y hacerle preguntas. Su celular colapsó. Afirma que lo hizo en pro de la honestidad que debe tener un candidato.

“Revelé mi declaración de renta y mi número telefónico porque quiero que Colombia vea lo que hay aquí, un candidato honesto. El próximo presidente de Colombia debe tener pantalones propios, no ser un títere de nadie”, agregó Pinzón.