El Juzgado Segundo Penal del Circuito  Bogotá, con funciones de conocimiento resolverá en las próximas horas el preacuerdo mediante el cual, el confeso homicida en serie Freddy Valencia Vargas aceptó ser el responsable de quitarle la vida a un grupo de mujeres quienes fueron enterradas en el Cerro de Monserrate, en esta ciudad.

Durante la audiencia pública de allanamiento a cargos, Valencia Vargas manifestó al Fiscal 40 adscrito a la Unidad de Vida de la Seccional Bogotá, que fue el responsable de estos homicidios pero que se creyó presionado por ellas porque algunas le hurtaron sus pertenencias y otras consumían droga pero no accedían a sus pretensiones sexuales.

“Les daba peluches, dinero, ropa, joyas y luego me agredían y me robaban los teléfonos o lo que tuviera en la casa. Yo aprendí artes marciales y me tocaba defenderme” agregó.

Añadió que su intención no era quitarles la vida, “(…) pero sinceramente me sentía agobiado por esa situación, sabía que no era lo que tenía que hacer pero me presionaban, me atacaban para hurtarme las cosas y luego se querían ir sin darme nada”.

“Me defendía cuando me agredían y en la academia me enseñaron a defenderme,  pero resultó que estas enseñanzas terminaron en delito”, dijo.

“Las desnudaba y las enterraba cerca al cambuche donde vivo y encima les echaba tierra y basura”, concluyó.

El juzgado por su parte requirió a la Fiscalía para que aclare las fechas de los homicidios para proceder a dictar la sentencia condenatoria con fundamento en las leyes vigentes, en contra de Freddy Valencia Vargas.

Aceptó de manera libre y espontánea los cargos de homicidio agravado y acceso carnal violento que lo expone a una pena no menor a 25 años de prisión.