Si usted ha decidido tener a un perro o gato en su hogar para brindarle amor y una buena calidad de vida, debe tener en cuenta que ellos requieren de ciertos cuidados en la piel, para que mantengan un pelaje brillante y nutrido.

Lo cual se puede hacer mediante la aplicación de ciertos aceites, los cuales ayudan a controlar problemas cutáneos como la dermatitis, alergias, infestación de pulgas y demás.

Algunos expertos recomiendan usar aceites esenciales vía tópica u oral, en otros casos se recomienda usar aceite de coco, oliva y lavanda, ya que estos traen ciertos beneficios que permiten fortalecer sistema inmune. Además hacen que las heridas sanen con rapidez, y asimismo dan una solución sencilla para mantener limpia a su mascota.

Lo ideal es aplicar aceites orgánicos, para aprovechar todas las vitaminas que estos brindan, debido a que si se aplican aceites refinados, se pierden muchos componentes que favorecen la salud del perro o gato, debido al proceso que realizan.

Es de vital importancia que los dueños verifiquen en las etiquetas de estos productos que son vírgenes o extra vírgenes, lo que quiere decir que vienen en mayor medida puros. Estos aceites contienen grandes cantidades de vitamina E, K, omega 3, los cuales funcionan como antioxidantes y ayudan a mejorar los procesos de coagulación, además son ricos en hierro.

Para la aplicación del aceite en la piel del perro o gato, es necesario que éste se encuentre limpio. A continuación coja el aceite de su preferencia y posteriormente distribuyalo homogéneamente en la palma de la mano.

Después, coloque en el lomo de su mascota y masaje en contra pelo, para que haga efecto directo en la dermis. También, puede poner el aceite en las almohadillas, codos y nariz, ya que estas zonas suelen resecarse con mayor facilidad.

Este proceso lo puede llevar a cabo día de por medio, preferiblemente en horas donde no se exponga al animal a una temperatura elevada. El tratamiento es favorable para aquellas mascotas que tienen la piel reseca, agrietada o que simplemente tienen el pelo seco y sin brillo. Adicionalmente, los aceites ayudan a evitar ese molesto ‘olor a perro’.

Hay que tener claro que si el dueño va a suministrar vía oral el aceite, sobre todo el de coco y de oliva, debe comenzar a darle una cuchara pequeña, donde la porción sea mínima, porque si en uno solo día le da toda la cuchara, la mascota podría presentar diarrea.

Un dato curioso del beneficio que proporcionan los aceites de coco, oliva y lavanda, sobre todo los dos primeros, para las mascotas que sufren de obesidad, es que les ayuda a estimular el organismo y les proporciona una mayor energía, lo que permite que se active durante el día.

No obstante, recuerde siempre que todo proceso debe ir acompañado por un experto, para que éste recomiende si es adecuado o no realizar este procedimiento, según la necesidad de su canino o felino.