A partir de este 9 de diciembre notificarán a los conductores infractores que excedan los límites de velocidad. La Secretaría de Movilidad alertará a estas personas durante dos semanas para después continuar con los comparendos económicos. Quien conduzca a una velocidad superior a la permitida, deberá pagar 414.000 pesos.

Desde que comenzó su implementación a finales de octubre, estas cámaras han registrado 350 infracciones al día.

"Simplemente no exceder la velocidad, no circular en pico y placa, sin la Revisión Técnico Mecánica, con SOAT vencido, no invadir espacio público y no pasarse los semáforos en rojo", afirmó Darío Hidalgo, experto en movilidad.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Con las cámaras buscan prevenir las fatalidades en las vías. En los últimos cuatro años han aumentados los días donde no han registrado fallecimientos por accidentes de tránsito.

"Dentro de las mediciones de la Universidad de Los Andes, el número de bogotanos que exceden el limite de velocidad es del orden del 20 %, uno de cada cinco, es decir, no son todos lo bogotanos los que están infringiendo las normas, es una fracción, es a ellos a los incumplidos a los cuales están dirigidos este mecanismo de control", aseguró el experto.

Lea también: La alcaldesa electa Claudia López se reunió con el Concejo de Bogotá

Entre 2014 y 2018, las principales vías de Bogotá registraron un alto número de fatalidades por siniestros viales; como en la avenida Boyacá que murieron 54 personas, en la autopista Norte 27 y en la avenida NQS 24, entre otras.

"Esperamos culminar el año con menos de 500 muertes, el año pasado fueron 534, y el mes de diciembre es un mes crítico por las festividades y tenemos un mayor número de fatalidades y por eso debemos aumentar el control de seguridad y policial", agregó el experto.

Esta tecnología mejorará el control de los infractores, prevendrá los siniestros viales, mejorará la cultura ciudadana y la movilidad en la ciudad.

Por: Catherine Solanilla