Tras las cinco capturas realizadas por supuesto soborno, la situación de Jesús Santrich parece complicarse no solo judicialmente sino también políticamente. Desde su captura hace un año es aún incierta su extradición a Estados Unidos. Los inconvenientes entre la justicia ordinaria y la JEP han dilatado un proceso en el que también está en vilo el acuerdo de paz con las FARC.

Las complicaciones para Santrich comenzaron el 9 de febrero de 2018 cuando fiscales colombianos lo capturaron en Modelia en el occidente de Bogotá.

Un robusto proceso adelantado por la autoridades estadounidenses dan cuenta que aparentemente Seusis Pausis Hernández, más conocido como Jesús Santrich formaba parte de una organización que traficaba droga a los Estados Unidos.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

La captura de Santrich ha sido el  momento mas duro para el proceso de paz.

Tras 41 dias de huelga de hambre, el 19 de mayo del 2018 la JEP anunció que suspendía su extradición e invitó a la Fiscalía a presentar pruebas para sustentar la captura del ex jefe guerrillero.

A pesar de que el 20 de julio no pudo posesionarse como congresista electo para ocupar la curul por estar privado de libertad, el Consejo de estado en respuesta a ministerio del interior, se pronunció a favor de que Santrich debía mantener su curul y en las últimas horas, una vez más, negó la solicitud de la perdida de investidura.

En estos ires y venires aún es incierta la extradición del desmovilizado Santrich y los hechos recientes no solo complicarían su proceso judicial en Colombia y Estados Unidos, sino su futuro político.

Por: Carolina Beltrán