Los diez capturados, señalados por la Fiscalía de haber perpetrado el atentado al Centro Comercial Andino, fueron capturados el 24 de junio del 2017, ocho días después de la explosión.

El 30 de junio una juez de garantías dictó medida de aseguramiento preventiva a los 10 capturados. Es decir, desde esta fecha fueron enviados a la cárcel mientras avanza el juicio para determinar su responsabilidad en los hechos. Los acusados fueron enviados a La Modelo, La Picota y El Buen Pastor.

En Colombia, la medida de aseguramiento tiene vigencia de un año. De ser necesario ampliar el plazo, el fiscal debe pedir que se dé una prórroga por un año más. Esta solicitud se debe hacer antes de que se venza la medida, que en este caso debía ser antes del 30 de junio de 2018, lo cual no ocurrió.

Por esta razón, la defensa solicitó la libertad de los acusados, la cual fue negada por el juez 17 penal el pasado 15 de agosto, por considerar que muchas de las dilaciones han sido por maniobras de la defensa y que suman 106 días.

No obstante, una juez consideró el pasado viernes 24 de agosto, que la solicitud de ampliar la medida no fue hecha a tiempo por la Fiscalía, razón por la que decidió dejar en libertad a los 10 acusados.

Según la Fiscalía, estas personas pertenecen al movimiento revolucionario popular, acusado de realizar 17 acciones terroristas entre julio de 2015 y junio de 2017.