Habitantes del barrio Santa Isabel, en la localidad de Los Mártires, denunciaron que un predio, destinado para convertirse en casa cultural, está en completo abandono, lo que lo ha convertido en un foco de inseguridad. La alcaldía local de esta localidad respondió a estos señalamientos.

La administración local aseguró que ya iniciaron con los estudios que permitirán definir el futuro de la casa abandonada en Santa Isabel.

“Durante esta administración hemos intentado con Idartes, con la Secretaría de Educación, para que allí funcionara la dirección local de Educación. Después de varios estudios que han realizado estas entidades, determinaron que no era viable para el uso que pretendían darle porque la inversión superaba el valor del predio”, afirmó Raúl Hernando Esteban García, alcalde local de Los Mártires.

Varias han sido las opciones para definir el futuro de la casa. Sin embargo, una de las más fuertes ha sido la de la subasta.

“La oferta que nos hacían era de 100 a 120 millones de pesos, era un detrimento claro para la entidad por lo cual no aceptamos; y demoliendo nos daban 300 millones de pesos. Si a esos 300 le descontamos el valor de la admisión, no era viable para el fondo de desarrollo enajenarlo por este medio, entonces lo vamos a enajenar por el tema de subasta”, aseguró el alcalde local.

Sobre el foco de inseguridad que ha derivado del abandono del predio, el funcionario manifestó que han hecho varios operativos.

Lea también: Habitantes de calle tienen a sus Ángeles Azules

“Hemos realizado recorridos nocturnos y diurnos más que todo en la noche, en el sector de los parques de Veraguas y Santa Isabel. Digamos que por lo que está abandonado, digamos que en área ha habido uno o dos indigentes, pero no es que se hayan tomado el lugar. El lugar está cerrado, está asegurado y no es cierto que esté tomado por habitantes de calle”, agregó el alcalde de la localidad de Los Mártires.

Según el mandatario, la Casa de la Cultura funcionará en el Bronx Distrito Creativo, sector ubicado en  la misma localidad.

Por: Nathalia Valencia