Para este 9 de julio está agendada la cita de indagatoria de Jesús Santrich. La Corte Suprema de Justicia fijó la fecha cuando asumió la investigación del caso de tráfico de estupefacientes a los Estados Unidos en calidad de aforado. De no presentarse, podría tener graves consecuencias.

"La implicación principal es que podría ser proferida en su contra una orden de captura, si la explicación no es válida, y yo estoy absolutamente convencido que este señor que goza de un privilegio que le entregó un Proceso de Paz, tiene los deberes más fuertes que cualquier otro ciudadano. Así que el peligro de no comparecencia y de fuga estaría latente, y ya habría un fin constitucional para capturarlo con fines de indagatoria", afirmó Iván Cancino, abogado penalista.

Sin embargo, podría justificar su ausencia con una excusa válida para la Corte.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

"Un tema de salud por ejemplo o estar cumpliendo con otro compromiso. Pero el escrito que tengo entendido presentaron sus abogados de aplazar, porque no ha definido la JEP,
no es una excusa para no presentarse", dijo Cancino.

Lea también: Comandante del Ejército se pronunció sobre denuncias de corrupción contra generales

"En el caso de que esta no resulte valida o por el contrario que la persona ni comparezca ni presente excusa alguna, la Corte Suprema de Justicia deberá librar orden de captura a fin de que la persona sea conducida a presentar la respectiva indagatoria", dijo Francisco Bernate, abogado penalista.

Expertos afirman que también podría perder su curul: "tendrán que empezar a hacerle un proceso de perdida de investidura que durará un par de meses, mientras es declarado inhabilitado ante el Consejo Nacional Electoral", aseguró Ricardo Burgos, abogado penalista.

La ubicación de Jesús Santrich se desconoce desde el pasado 30 de junio, cuando se separó de su esquema de seguridad en el espacio territorial de capacitación y reincorporación de Tierra Grata, en el Cesar.

Por: Juan Sebastián Sandoval