Para nadie es un secreto que Bogotá necesita no solo tener más troncales de TransMilenio, sino también un sistema tipo metro de una vez por todas. Este es el proyecto que le cambiará la cara a la capital del país.

El metro de Bogotá será 100 % eléctrico, en su fase inicial contará con 23 trenes que viajarán a 44 kilómetros por hora y que tendrán la misión de transportar a un millón de personas cada día. En total serán 16 estaciones, desde Mosquera, Cundinamarca, hasta la calle 72, en el norte de Bogotá.

“La primera línea del metro se va a desarrollar en dos etapas, la primera que ya está financiada y los diseños finales. Arranca en el río Bogotá, en Mosquera, donde va a queda el patio taller donde los trenes se alistan y limpian, allá va a quedar la primera estación también. Es una novedad”, agrega Andrés Escobar, gerente de la Empresa Metro de Bogotá.

El metro contará con 16 estaciones rodeadas espacios públicos peatonales, biciparqueaderos y en todo el tramo habrán ciclorutas para incentivar medios de transporte amigables con el medioambiente.

“El metro tiene que ser un generador de espacio público peatonal, para bicicletas, de calidad y también una oportunidad de hacer mejoramiento de medioambiente y arborización. Pero el metro va acompañado de un proyecto de renovación normativa y reactivación que genere mejores densidades al lado del metro. La mayor densidad se debe incentivar donde está la infraestructura. La mayor cantidad de gente debería vivir al lado de las líneas de transporte masivo para que se use más el transporte público en vez del vehículo particular”, aseguró Juan Pablo Bocarejo, secretario de Movilidad de Bogotá.

El sistema estará integrado con el tranvía de Cundinamarca, que irá desde Facatativá hasta Bogotá. Con una sola tarjeta los usuarios podrán acceder al metro, el tranvía y TransMilenio.

“Debemos tener un solo sistema de transporte, independientemente del nombre y del modo, requerimos que las personas no tengan grandes complicaciones al abordar y hacer (…) esperamos que el tren ligero podamos firmar convenio antes de noviembre con Bogotá, les permita a los cundinamarqueses tomar su tren descender a Bogotá, acceder a TransMilenio o sistema metro”, agregó Jorge Emilio Rey, gobernador de Cundinamarca.

El Distrito decidió que fuera un metro elevado y no subterráneo debido a los altos costos, no solo en la construcción sino también en el mantenimiento. El proyecto de la primera línea tendrá un costo de 14 billones de pesos,  de los cuales 10 los aportará la Nación y los 4 restantes Bogotá.