Colombia anunció este viernes que dará extensiones especiales a más de 150.000 venezolanos a quienes se les venció su permiso de permanencia transitoria en el país, a un par de días de la controvertida votación de una asamblea constituyente que quiere ejecutar el presidente Nicolás Maduro.

Los venezolanos que huyen de la escasez de alimentos, la alta delincuencia y el malestar político han inundado la frontera con Colombia en los últimos años.

Mientras algunos sólo pasan a Colombia en busca de bienes básicos, otros prolongan su estadía, a menudo trabajando informalmente y sin visas de residencia.

La medida, que entrará en vigencia de inmediato, beneficiará a aquellos ciudadanos venezolanos que hayan ingresado por un puesto de control autorizado sellando su pasaporte y que tengan vencido el Permiso Temporal de Permanencia (PTP), así como aquellos que se encuentran en condición de turistas o en otras actividades y tienen necesidad de quedarse en Colombia.

El Permiso Especial de Permanencia (PEP) será otorgado por 90 días, prorrogables hasta máximo 2 años, precisó la Cancillería colombiana en un comunicado.

La medida “le permitirá al ciudadano venezolano trabajar, estudiar y desarrollar cualquier tipo de actividad legal dentro del territorio nacional, siempre que el extranjero cumpla con los demás requisitos establecidos en el ordenamiento jurídico colombiano”, agregó el documento de la Cancillería.

Además, el PEP les permitirá a los venezolanos afiliarse al sistema de seguridad de salud colombiano.

El Gobierno del presidente Nicolás Maduro convocó para el domingo a la elección de los miembros de una polémica Asamblea Nacional Constituyente, que redactarán una nueva carta magna, en una votación en la que no participará la oposición por considerar que supone la consumación de una “dictadura”.