En el marco del 21º Congreso Internacional de Nutrición, que se celebró del 15 al 20 de octubre en Buenos Aires (Argentina), se abordó el papel y beneficios de los edulcorantes bajos en o sin calorías en la alimentación actual.

En este encuentro profesionales de la salud y la nutrición analizaron y debatieron aspectos relativos a la seguridad y los beneficios de los edulcorantes bajos en o sin calorías en un contexto de alternativas para la reducción de azúcar, prevención de la obesidad, aplicaciones y usos en alimentos y bebidas para diabéticos, y otras problemáticas relacionadas con la salud.

Los edulcorantes bajos en o sin calorías se utilizan en multitud de productos alimenticios y bebidas, incluidos los postres helados, batidos, bebidas vegetales, néctares y bebidas a base de zumo, yogures, refrescos, galletas, chicles, golosinas, e incluso en algunos productos farmacéuticos.

Seguridad de los edulcorantes

Durante este simposio, el Prof. Lluís Serra-Majem, Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública,  señaló que “los edulcorantes son utilizados de forma segura por los consumidores de todo el mundo desde hace más de un siglo”, y recuerda que “obtener autorización para el desarrollo de un nuevo edulcorante bajo o sin calorías es un proceso largo y científicamente riguroso.

Edulcorantes y control de peso

Para la Prof. Anne Raben, del departamento de Nutrición, Ejercicio y Deportes de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Copenhague (Dinamarca), “se han hecho públicos algunos estudios que asocian los edulcorantes bajos en calorías al riesgo de aumento del apetito, la ingesta de alimentos y por tanto con el incremento de peso.