La carrera séptima es la protagonista de esta semana en Opina Bogotá. Luego de contar con la presencia de Miguel Uribe, secretario de gobierno de la Alcaldía y Hollman Morris, concejal del movimiento progresista, que debatieron acerca de los pros y contras de implementar el sistema TransMilenio por la carrera Séptima, el turno fue para Carlos Carrillo, profesor universitario que hace parte del movimiento ciudadano que se opone a TransMilenio por la séptima y Andrés Villamizar, líder de la Fundación Azul que apoya al alcalde Enrique Peñalosa.

La ciudadanía se ha manifestado en contra y a favor de este proyecto. La carrera séptima tiene numerosos carteles en varios edificios residenciales donde se han manifestado en contra de este proyecto.

De igual forma, otros consideran que puede ser una solución integral a los problemas que se vienen presentando en este corredor vial.

“El movimiento ciudadano que está en contra de la construcción de la una troncal de TransMilenio por la carrera séptima viene de diversos sectores. No sólo de gente que vive cerca a la carrera”, señaló Carrillo.

“Consideramos que la mejor opción y mejor alternativa es hacer TransMilenio por la séptima. Es la que tiene mayor beneficio y menor costo para beneficiar a la mayoría de ciudadanos”, señaló Villamizar.

“Bogotá tiene problemas de movilidad. Eso es evidente. Ahora, la mayoría de encuestas que se han hecho sobre el tema, señalan que el NO a la séptima es mayoría. La solución a los problemas de movilidad en Bogotá es tener un Sistema Integrado de Transporte Público. Eso ya está inventado en el mundo”, destacó Carrillo sobre la implementación de un sistema que tenga Metro subterráneo como su principal eje y Transmilenio como algo complementario.

“Los opositores a TransMilenio por la carrera séptima han mentido sobre la posible contaminación.  Hay que tener en cuenta  que los buses de esa fase serán de tecnología limpia. Ahora, TransMilenio por la séptima ofrecerá  una alternativa de movilidad a personas de menos recursos que viven en los extremos de la ciudad”, destacó Villamizar sobre la importancia de dar una alternativa de movilidad a las personas que viven en los extremos y necesitan movilizarse.

“Las decisiones importantes de movilidad en Bogotá siempre se han tomado por razones políticas. Cuando se solucione el problema de fondo, que es la red de metros pesados, pueden hacer lo quieran en la séptima. También  me preocupa el patrimonio histórico de la séptima. Es tan importante, que le da el nombre a todas las carreras del país. Todo lo importante ha pasado allí, agregó Carrillo.

“TransMilenio por la séptima es la pieza que le falta al rompecabezas del transporte intermodal en esa zona de la ciudad. Todas las ciudades del mundo se siguen moviendo con buses, así tengan red de metro subterráneo. Los ciudadanos de Bogotá querían Metro, sea elevado o subterráneo, y Enrique Peñalosa ganó las elecciones. Está cumpliendo lo que prometió”, finalizó Villamizar