La agencia de la ONU afirma que muchas personas salen de Venezuela por motivos económicos o retornando a su país de origen, pero también hay quienes necesitan protección internacional como refugiados.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) pidió una protección especial para las personas que están saliendo de Venezuela debido a la crisis que vive el país y no cuentan con condiciones para volver.

“Las personas están saliendo de Venezuela por diversos motivos, hay migrantes económicos, familias mixtas, apátridas y retornados; así como un número importante de personas con necesidades de protección internacional y que calificarían como refugiados”, explicó la agencia en un comunicado de prensa.

Acnur advirtió que hay unos estándares mínimos que deberían garantizarse, entre ellos crear mecanismos legales a los que las personas tengan acceso, “independientemente de la fecha de entrada al país de acogida”.

El acceso a los derechos básicos como salud, educación, libertad de circulación y trabajo, entre otros, son vitales. “Los mecanismos basados en la protección también podrían garantizar el acceso a los servicios básicos y a los derechos fundamentales, en igualdad de condiciones con otros ciudadanos extranjeros que son residentes legales en el territorio del Estado”, afirma Acnur.

La agencia añadió que los estados deben dar garantías de no retorno proveyendo protección temporal, acuerdos de estancia, visados o mecanismos migratorios laborales para que los migrantes no sean deportados “o de cualquiera otra manera forzados a retornar a Venezuela”, afirmó el comunicado.

Venezuela enfrenta una aguda crisis social, política y económica a raíz de la escasez de medicinas, alimentos y unos históricos niveles de inflación. Estas circunstancias ponen en riesgo la vida misma de las personas forzándolas a dejar el país.

Acnur afirmó que “está preparada para apoyar los esfuerzos” de los gobiernos que están recibiendo a los miles de personas que están saliendo de Venezuela.

Por último, pidió a los Estados que tomen las medidas necesarias para combatir el racismo, la discriminación y la xenofobia, “sobre todo a la luz de una serie de incidentes que afectan gravemente la vida, la seguridad y la integridad de los venezolanos”.