Esteban Santos, el hijo del presidente Juan Manuel Santos, estuvo en Opina Bogotá en una entrevista personal en la que se permitió hablar de lo que han sido estos ocho años en la casa de Nariño y como el “sacrificio” que hizo su familia valió la pena, al entender que fueron de momentos difíciles y felices, pero, sobre todo, gratificantes.

Esteban Santos aseguró que su padre, deja un país mucho mejor al que encontró. “Desde que tengo memoria, siempre hemos crecido en el ámbito público y político. Estando en el colegio mi papá era Minhacienda”, manifestó el hijo menor del presidente.

“Somos una familia más fuerte y unida. Siempre estamos todos. Entramos cinco a la presidencia y hoy somos siete, con mi cuñado y con mi hermosa sobrina Celeste Pinzón”, manifestó Esteban quien además, afirmó que la unidad familiar les ha ayudado a afrontar juntos grandes dificultades, como cuando su padre, el presidente, le diagnosticaron cáncer.

Y explica que la familia Santos, han estado acostumbrados a los ataques políticos, pero atacar a una persona por su salud es algo muy difícil.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Un momento crítico en la Casa de Nariño

Esteban Santos, recordó la noche del plebiscito y la tristeza y decepción que sintieron “cuando se conoció la victoria del No, todos nos pusimos a llorar, sobre todo porque mi papá no hubiera logrado un objetivo tan noble como la paz”.

Esteban recuerda las estrategias de la campaña del No y también la tranquilidad con la que Juan Manuel Santos tomó la noticia de la derrota del Sí “me sentí muy orgulloso de mi papá esa noche del plebiscito, porque demostró que era un Estadista dispuesto a sacrificar todo por la paz”.

El mejor momento para la familia

“El Nobel de Paz para mi papá era como pasar de la tristeza más absoluta (tras el plebiscito) a la alegría más grande”, manifestó Esteban Santos al recordar el momento en el que se enteraron que su padre era el ganador del Nobel de Paz.

“El viernes en la mañana tenía 15 llamadas perdidas, incluidas del jefe de seguridad de mi papá. Luego entró la llamada de mi hermano Martín, diciendo “ganamos, ganamos el premio Nobel”. Me ataqué a llorar”, manifestó Esteban.

Recuerda Esteban Santos, que el 10 de diciembre de 2016 justo el día de su cumpleaños, le entregaron el premio Nobel a Juan Manuel Santos. Y afirma que su padre será recordado por haber acabado a las Farc.

El servicio Militar

“Desde el colegio ya tenía en mente que yo iba a prestar servicio militar. Algunos lo interpretaron como algo populista, pero quienes me conocen saben mi profunda admiración por el Ejército”, manifestó Santos y recordó que al principio tras llegar a Tolemaida sus superiores no sabían si podían mandarlo o no, pero luego supieron que él sí quería vivir esa experiencia.

Esteban, quien llegó al Ejército lleno de admiración, intentó esforzarse mucho por ser el mejor tanto en pruebas físicas como en el polígono para que las personas empezaran a decir que no era hijo de papi y mami, así se ganó el respeto de los compañeros.

“Me preguntaban por qué había cambiado un Palacio por un batallón. Yo les decía que lo hacía por mí, porque a mí me gusta el Ejército. Es lo mejor que he hecho en la vida, ser soldado de Colombia”, aseguró Santos.

En la entrevista en opina Bogotá, Esteban Santos aseguró que la opocisión ha sido muy dura con su padre y que las mentiras les han afectado mucho pese a que “mi papá nos decía que debíamos tener piel de cocodrilo. Que ni las críticas ni los ataques políticos debían afectarnos”.